Maquinaria: se expande mercado.

El mercado de maquinaria agrícola despierta inquietud en el sector productivo...

02deAgostode2005a las08:45

El mercado de maquinaria agrícola despierta inquietud en el sector productivo. Su desarrollo interesa al sector por la cantidad de mano de obra que se emplea y porque su evolución demuestra el dinamismo del campo.

Los fabricantes nacionales de maquinaria agrícola duplicaron en un año su participación en el mercado local, gracias a un aumento en su capacidad productiva y a una retracción general de las ventas que afectó más fuerte a los importadores.

«En lo que va de este año pasamos de un poco más de 10 por ciento a 20 por ciento de las ventas totales», dijo a «Télam» el presidente de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA), Jorge Luis Médica.

Los fabricantes de tractores, sembradoras, cosechadoras e implementos mecánicos para el agro emplean en todo el país a unas 45 mil personas,y compiten con las multinacionales más importantes del mundo, como John Deere y Massey Ferguson, que importan sus productos desde Estados Unidos y Brasil.

En el rubro de las cosechadoras, por ejemplo, la tradicional firma santafesina Vassalli Fabril vendió el año pasado el 17 por ciento de las 3.200 unidades que se despacharon en la plaza local, y espera superar ampliamente esa marca en 2005.

«Después del desempeño absolutamente excepcional del año pasado, el mercado va a estar ahora en un nivel más lógico de entre 1.600 y 1.800 cosechadoras, pero nuestras ventas van a caer menos o se van a mantener, y por eso vamos a aumentar nuestra participación», explicó a «Télam» el gerente general de Vassalli, Raúl Díaz.

Según Díaz, la empresa que administran los nietos del pionero Don Roque duplicó su capacidad instalada desde abril de 2004 a la fecha, y podría haber absorbido una porción mayor del mercado si hubiera estado en condiciones de producir más, ya que hasta el año pasado era la única fabricante de cosechadoras del país. Cada uno de los monstruos mecánicos de Vassalli se vende por valores que oscilan entre los 500 mil y los 570 mil pesos, levemente inferiores a los de la competencia importada, que sin embargo ofrece mejores planes de financiación y créditos especiales para los chacareros de menor envergadura.

El escenario también es favorable para los fabricantes de tractores: la cordobesa Pauny-Zanello, recuperada en 2002 por sus trabajadores y concesionarios luego del vaciamiento patronal, tiene vendida por adelantado su producción de los próximos tres meses, y aumentó su capacidad de 45 a 60 tractores mensuales entre el año pasado y éste.

De todos modos, el presidente de Pauny, Raúl Giai Levra, advirtió que «la demanda es sostenida, pero los vientos que soplan no son los mismos que un año atrás», cuando las ventas de maquinaria agrícola superaron las expectativas más optimistas. En diálogo con « Télam», Giai Levra remarcó que la revaluación del real de los últimos meses impuso fuertes pérdidas al agro brasileño, lo cual deprimió la demanda interna de maquinaria y obligó a las multinacionales instaladas en el vecino país a reorientar su estrategia hacia la exportación, en especial a la Argentina.

Para Médica, ese peligro es menor frente al potencial incremento de las exportaciones argentinas: «Las empresas más grandes se pusieron por objetivo obtener 10 por ciento de su facturación en el mercado externo, y se están abriendo mercados interesantes como el venezolano para nuestros productos más competitivos», señaló el titular de la CAFMA.

Mientras los tractores de Pauny representan 18 por ciento del mercado local y acaparan 80 por ciento del segmento de mayor potencia, el sector de las sembradoras es abastecido completamente por las fábricas argentinas, lideradas por la cordobesa Agrometal, que se alza con 25 por ciento de las ventas.

El mercado argentino de maquinaria agrícola -tan

Temas en esta nota

    Load More