IVA: beneficia a maíz baja en fertilizantes.

La baja en el IVA en fertilizantes afecta positivamente a la producción de maíz que consume mucho de dicho insumo...

Por
04deAgostode2005a las08:10

La ley aprobada por el Congreso argentino que reduce el impuesto a los fertilizantes a 10,5 por ciento, desde el actual 21 por ciento, alentaría el uso de abonos y derivaría en un crecimiento de la producción de granos, dijeron fuentes del sector agropecuario.

«Tiende a favorecer el uso de fertilizantes y, por lo tanto, va a mejorar los resultados de los rendimientos, y eso se va a reflejar en el nivel de la producción», dijo a «Reuters» Gustavo Oliverio, analista de la Fundación Producir Conservando.

La ley, aprobada ayer, establece que el recorte se aplicará a los fertilizantes químicos destinados a la agricultura -los más utilizados son la urea, el fosfato diamónico, el superfosfato simple y el superfosfato triple-y entrará en vigencia una vez que sea reglamentada.

• Impacto positivo

«Esperamos que genere un impacto positivo en el ingreso neto del productor durante la presente campaña y en el consumo de fertilizantes en el mediano plazo», dijo Gabriel Casasola, gerente comercial de PASA Fertilizantes.

En la Argentina, uno de los mayores productores agrícolas en el mundo, el uso de fertilizantes crece vigorosamente al ritmo del incremento de las cosechas.

Según Jorge Capitanich, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, el consumo subió de 400.000 toneladas en 1990 a 2,7 millones de toneladas en 2004.

Pero según los analistas, aún es bajo: representa 0,7 por ciento del consumo mundial de fertilizantes, mientras que tiene 3,5 por ciento de la producción global de cereales y oleaginosas.

Para el ciclo 2004/''05, la Argentina produciría unas 84 millones de toneladas de granos.

«Esta medida genera una reducción en el costo de insumos y genera incentivos para la inversión en fertilizantes, y el consiguiente aumento de la productividad», dijo Capitanich. La mayor utilización de fertilizantes llevó a una mejora en los rendimientos entre 1990 y 2004, de 1,68 tonelada por hectárea a 2,8 toneladas.

Según el legislador, el mercado de fertilizantes en la Argentina representa un negocio de 870 millones de dólares, de los cuales 820 millones corresponden a los fertilizantes químicos.

La medida frenaría la caída prevista para la superficie sembrada con maíz en el ciclo 2005/ ''06 -consecuencia de la mayor rentabilidad de la soja- ya que el costo de la utilización de fertilizantes es mayor en el caso del cereal. «Se está estimando que la superficie sembrada con maíz caería fuertemente (en 2005/''06), y esto podría atenuar la caída», dijo Enrique Erize, analista de la consultora Nóvitas en Buenos Aires. En contrapartida, para Ricardo Baccarín, analista de la consultora Panagrícola, la medida llegó demasiado tarde para la campaña 2005/''06 ya que a esta altura del año los productores ya tomaron sus decisiones sobre el área por sembrar.

El sector agropecuario había reclamado la reducción del impuesto a los fertilizantes como una manera de compensar parcialmente la carga impositiva que implican las retenciones a las exportaciones de granos.

Temas en esta nota