Los fabricantes de silos prevén un aumento de la demanda del 30%.

El desarrollo de puertos secos mueve el mercado. Las empresas nacionales se lanzan a exportar...

Por
05deAgostode2005a las09:08

Después de la última supercosecha un gran número de acopiadores decidió que había que seguir invirtiendo para aumentar su capacidad de almacenaje. Pero dentro de la nueva ola de inversiones, después de la lanzada el año pasado por los principales exportadores, existe un importante movimiento entre los productores y el desarrollo de puertos secos, centros logísticos de almacenamiento y transferencia de granos. Muchos de ellos, financiados por las grandes cooperativas (AFA y ACA) y las propias multinacionales agroindustriales.

La mayoría de los industriales vinculados a la fabricación de silos aseguraron que el crecimiento este año rondará entre el 15% y el 30%, en un mercado muy segmentado entre las grandes obras (dominado en particular por compañías brasileñas, españolas y estadounidenses) y las de menor envergadura, donde dominan los jugadores nacionales.

Los industriales reconocen que el mercado argentino es en estos momentos el más atractivo y con mayores tasas de crecimiento de Latinoamérica. Contribuye a eso la fuerte caída de la producción de granos de Brasil en la última cosecha. Por otra parte, la devaluación permitió a varios jugadores nacionales salir a colocar productos no sólo a otros países de Sudamérica sino a países del este europeo o destinos más exóticos como Tailandia.

En el sector se señala que el ciclo de inversiones en el sector acopio lanzado desde 2003 por las exportadoras continuará al menos durante los próximos dos años. Detrás de las grandes obras vinculadas a los megaproyectos portuarios, vinieron los pequeños acopios, que esperan incrementar un 15% en promedio su capacidad de almacenaje de cara a la cosecha 2006.

Sin embargo, los industriales señalan que este año existe otro fenómeno que camina en paralelo: una mayor inversión por parte de productores en silos propios y el creciente de desarrollo de los llamados puertos secos, complejos de silos de mayor escala y capacidad logística que cooperativas y multinacionales ubican como un eslabón más en la cadena que va desde el origen de la mercadería a los puertos de exportación.

Plata propia

Los fabricantes señalan que en muchos casos las exportadoras financian proyectos de puertos secos de acopios y cooperativas. Estas últimas, como ACA y AFA, están desarrollando estos centros de acopio y transferencia, en algunos casos ofrecen servicio a otras empresas.

Los directivos de distintas empresas señalaron que los precios subieron en lo que va de año menos que el ritmo de la inflación, y recordaron que el costo actual para instalar un silo se encuentra entre un 30% y 50% -dependiendo la calidad- por debajo de los valores históricos.

La hecatombe de 2001 generó la retirada de varias representaciones de firmas estadounidenses y brasileñas, pero ahora algunas están volviendo y otras que no habían estado en el pasado están tanteando el mercado local. Las firmas brasileñas, que dominan el segmento de grandes obras (más de 8 mil toneladas de capacidad), admitieron que la apreciación del real en los últimos meses les está reduciendo los márgenes para poder competir con el precio.

Casi ninguna de las compañías extranjeras consultadas tienen previsto la radicación de fábricas porque "todavía existe incertidumbre en el mediano y largo plazo", dijo un directivo de una importante compañía estadounidense.

Sin embargo, la brasileña KeplerWeber, con obras portuarias en las multinacionales de la región y que en la Argentina trabaja junto a la firma Cinter, adelantó que piensa en la radicación de una planta a mediano plazo, dijo Fernando Marquinez, su asesor comercial.

 

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota