El informe de USDA reconocerá pérdidas.

La cosecha de maíz estadounidense exige un constante monitoreo ya que la evolución de los informes terminará determinando la tendencia de precios...

08deAgostode2005a las07:57

La plaza aguarda con expectativa el próximo informe del USDA del viernes 12, en el que seguramente recortará las proyecciones de los cultivos de verano, a la luz del escenario climático de los últimos 30 días en los EE.UU.

Comienzan a escucharse, en consecuencia, las primeras estimaciones privadas acerca de este informe. En este sentido, F.C. Stone anticipa una campaña de maíz de 262 mill./t y una de soja de 76,5 mill./t. Prácticamente en la misma línea, la consultora Informa Economics proyecta la próxima cosecha de maíz en los 262,1 millones de toneladas, con un rendimiento promedio de 8.725 kilos por ha y en soja anticipa una producción de 76,55 mill./t, con rendimientos promedio de 2.616 kg/ha.

El USDA revelaba esta semana su habitual informe sobre el estado de los cultivos en los EE.UU. y sorprendió dejando sin cambio tanto los cultivos de soja como los de maíz, confirmando de algún modo que las recientes lluvias resultaron ser insuficientes, y tardías en algunos casos. En consecuencia, el maíz en estado «bueno a excelente» llega a 53%, comparado con 76% del año anterior a esta altura.

• Sin cambios

El estado de Illinois no presentó cambios con respecto a la semana anterior, en Indiana la situación de los cultivos declinó un punto porcentual, en tanto que en Iowa mejoró un punto. La soja « buena a excelente» permanece entonces en 54%, versus 70% del año anterior en esta época.

Illinois no modifica su situación con respecto a la semana pasada, en tanto Indiana mejora un punto y Iowa, cuatro puntos.

En el contexto actual del mercado de granos existen argumentos alcistas y bajistas para destacar. Entre los primeros podemos mencionar, entre otros:

1) La continua firmeza de las economías asiáticas, particularmente la de China. La revalorizacióndel yuan, aunque incipiente hasta el momento, marca una tendencia que, de mantenerse en el tiempo, determinará una influencia decisiva en lo que atañe a las importaciones de porotos de soja por parte de ese país. China ya importó 18,3 mill./t en el período octubre/junio de este año, 52% por encima del año anterior.

2) La persistente amenaza de pérdidas en las cosechas de verano de los EE.UU. Los cultivos de maíz, prácticamente polinizados hasta el momento, aún se encuentran susceptibles de sufrir mayores pérdidas. Con respecto a los de soja, entramos en el período crítico para estos cultivos, en el que comienza el proceso de llenado de granos.

3) El marcado y sostenido interés por parte de los fondos de materias primas en los mercados granarios, en la tarea de diversificar y optimizar los portafolios de inversión.

4) La posibilidad concreta de asistir a una disminución en el área de siembra de soja en el Brasil, ya que luego de dos años de muy malos rendimientos en este cultivo, los productores enfrentan una crítica situación financiera. Otro factor que alienta una menor siembra es la fortaleza del real contra el dólar, que encarece los costos expresados en esta última moneda. En este sentido, Blairo Maggi, el productor de soja más grande del Brasil ( también gobernador del estado de Mato Grosso), confirmaba pocos días atrás que el área sojera de ese país podría declinar hasta 20% en la próxima temporada debido a este último factor.

Entre algunos de los elementos bajistas, podemos mencionar los siguientes:

1) La relativa firmeza del dólar en las plazas internacionales de monedas, que amenaza reducir los precios nominados en esta divisa.

2) El sostenido crecimiento en las tasas de interés en dólares, que genera la posibilidad de un menor crecimiento global y no estimula el acopio de materias primas.

3) La firmeza en los mercados de energía, particularmente del petróleo -que es

Temas en esta nota