Soja: pronósticos para la campaña 2005/06.

Desde el punto de vista climático, la campaña sojera 2005/2006 se iniciará dentro de un escenario con fuertes contrastes hídricos...

Por
09deAgostode2005a las09:13

Durante la última parte del otoño y lo que va del invierno las precipitaciones tendieron a concentrarse fuertemente sobre dos focos principales. El primero, ubicado sobre la Cordillera Austral, y el segundo, sobre la provincia de Misiones. En el resto del país, las condiciones son más heterogéneas.

“El nordeste de Córdoba y el centro y el este Buenos Aires, presentan buenas condiciones; por su parte, la mayor parte del centro y este de Córdoba, el extremo nordeste de la provincia y el centro de Buenos Aires observan condiciones regulares; mientras que el oeste de Córdoba y el sur de Santa Fe presentan principio de sequía”, enumeró Eduardo Sierra, especialista en agroclimatología de la Fundación Climagro.

El especialista precisó que el escenario vigente está siendo generado por el hecho de que la temperatura de los mares que rodean el Cono Sur se encuentra por debajo de sus valores normales, lo que produjo un efecto depresor sobre las precipitaciones.

“Por estas causas, las condiciones del invierno y la primera parte de la primavera 2005 apuntan a ser duras para gran parte del área agrícola argentina. En caso de que persista, como parece muy probable, la tendencia hacia un enfriamiento de las aguas costeras, las zonas situadas hacia el oeste y el sur sufrirán una prolongada falta de lluvias”, pronosticó el climatólogo.

Escenarios. Para Sierra, la falta de lluvias, unida a la baja humedad inicial de los suelos en el oeste y sudoeste del área agrícola, hará que se produzca un impacto de similar o mayor magnitud que en la campaña 2003/2004, lo que afectó gran parte del área agrícola.

Sólo dos regiones tendrán una chance de escapar a este impacto negativo: la región del Chaco, Mesopotamia y el este de la Región Pampeana, que recibirán lluvias abundantes; y el noroeste argentino, que podría recuperarse de la prolongada sequía que la afecta.

El clima también abre una señal de alerta sobre el avance de la roya asiática sobre la soja.

“El año pasado la entrada de la enfermedad al territorio argentino se vio frenada por la sequía que sufrieron Paraguay y el sur de Brasil. Pero esta temporada, esas zonas de cultivo están recibiendo abundantes lluvias y altas temperaturas. Por lo tanto, se presentará el peligro de que se verifiquen ataques sobre la soja de invierno, lo que podría traducirse desde temprano en ataques de esporas en las zonas argentinas”, alertó.

Temas en esta nota