El Gobierno descarta suba de tarifas después de octubre.

El ministro Julio De Vido dijo que la política es más que clara en este tema. Nunca dijimos que vamos a aumentar, completó...

11deAgostode2005a las08:44

El ministro de Planificación, Julio De Vido, negó que vaya a producirse una suba en las tarifas de los servicios públicos después de las elecciones legislativas de octubre, y manifestó su optimismo respecto de las negociaciones que lleva adelante el Gobierno para reestructurar los contratos de las empresas privatizadas.

"Nosotros nunca dijimos que vamos a aumentar las tarifas después de las elecciones y en este sentido, después de dos años, la política tarifaria del Gobierno es más que clara", enfatizó el ministro tras participar en el seminario del Consejo de las Américas y la Cámara Argentina de Comercio (CAC).

Con esta afirmación, el titular del Planificación salió al cruce de algunos sectores que promueven una suba tarifaria en los servicios públicos luego de los comicios previstos para el 23 de octubre.

"El año pasado no hubo elecciones y no se registraron aumentos en las tarifas" remarcó De Vido, que se mostró contundente contra aquellos que "andan diciendo por ahí" que habrá un ajuste en las tarifas antes de fin de año.

Renegociación de contratos

Uno de los ejes de la agenda de Planificación es precisamente la renegociación de 61 contratos de compañías prestatarias de servicios públicos, de los cuales hasta el momento sólo el de Aguas Argentinas presenta alguna dificultad de cara al futuro.

"Estamos renegociando 61 contratos y el único que presenta algún problema es el de Aguas Argentinas, aunque soy optimista respecto de lograr un acuerdo", indicó el ministro.

De Vido evitó ingresar en una polémica con el director general del Grupo Suez (accionista mayoritario de Aguas Argentinas), Gérard Mestrallet, quien ayer desde París había señalado que las relaciones con el Gobierno argentino se encontraban en un terreno de "extrema dificultad".

"Es la posición de la empresa y la respetamos, aunque nosotros siempre apostamos a un acuerdo sin manejar plazos, por lo tanto lo haremos dentro del período para negociar que nos dá la ley", que vence el 31 de diciembre de este año, aclaró De Vido.

Aguas Argentinas informó ayer al titular de la Unidad de Renegociación de Contratos de Servicios Públicos (UNIREN), Gustavo Simeonoff, que cumpliría con el envío de los estados contables auditados por una firma externa.

La empresa, en una actitud conciliadora, deslizó cierta disposición a dejar de lado el tema de la deuda, que se había convertido en uno de los mayores obstáculos, y se concentrará en definir el monto de las inversiones que deberá hacer y quienes tendrán la responsabilidad de planificar la expansión.

En esta cuestión aparece un punto conflictivo, en cuanto al interés de cada una de las partes para definir cuáles son las obras que deben concretarse.

La empresa ofrecería aportar 250 millones de pesos por año para mantener el servicio y que el Estado haga un aporte similar, según trascendió en las últimas horas de fuentes allegadas a la negociación.

Situación energética

En cuanto al suministro de gas, De Vido dijo que "el invierno se pasó (sin problemas) porque tomamos las medidas que había que tomar".

Entre esas medidas -destacó- "la ampliación de gasoductos y la importación de gas de Bolivia", al tiempo que anticipó que se está trabajando "en la nueva ley para el desarrollo de las reservas en los distintos yacimientos de petróleo que hay en la Argentina y calculamos que vamos a tenerla en el último trimestre del año".

El ministro aprovechó la oportunidad para aclarar "que no es cierto eso que dicen por ahí que el precio que se pagó por el fuel-oil importado de Venezuela es excesivo".

Afirmó que "se pagó el precio de mercado internacional. Cammesa -que preside el secretario de Energía

Temas en esta nota