Saredi: "Faltan representantes y compromiso políticos para el campo"

Estancamiento ideológico agropecuario

11deAgostode2005a las15:53

Desde hace tiempo, nuestra queridísima Argentina entró en una meseta de referentes y de nuevas estrategias. Vivimos una realidad de estancamiento de ideas políticas, falta de compromiso e interés, sobretodo para el sector agropecuario. Aquellos que desde hace largos años vienen peleando contra una economía itinerante, cerrada, con una fuerza y perseverancia absoluta, los productores agropecuarios, buscan mayor representatividad.

Este panorama se viene acrecentado cada vez más; no es casual esta falta de participación ideológica del sector agroindustrial, a pesar de que en 2005, se notan esfuerzos y movimientos que buscan posicionar al sector dentro de la complicada agenda politica y del debate nacional.

Entre estas acciones, se destaca el grupo Pampa Sur, que comenzó una ardua y difícil tarea para entusiasmar al sector, motivarlo en la busqueda de representación y estrategia politicas de largo plazo, sustentables a pesar de los gobernantes. "No solo es necesaria la presencia de los pocos representantes activos ya conocidos del sector sino, que también es imprescindible que aquellos individuos, que si bien no pertenecen específicamente al sector agrario tienen una relación indirecta con el campo, se involucren", sostienen los productores y funcionarios cuando se les pregunta qué pasa, en los diversos circuitos del sector.

Surge entonces, rápidamente, la inquietud: ¿porqué se plantea esta encrucijada, como algo casi imposible, el encontrar candidatos cercanos al sector agropecuario y que además quieran comprometerse en su futuro con las ideas de nuestra producción en el mercado local?

Consultado por NewsAgro Argentina, Miguel Saredi, presidente del grupo Pampa Sur, nos explicaba que esta falta de representatividad y de identidad política, se da muchas veces por los intereses mezquinos personales, el individualismo, el egoísmo y el desinterés marcado del sector.

"Nadie obviamente está dispuesto a perder algo de lo suyo para que otros puedan beneficiarse, aunque nos estemos refiriendo a un crecimiento generalizado de la economía argentina. La impresión es que de este modo, no se quiere salir adelante. Hay que romper con el círculo vicioso del propio beneficio, impera a corto plazo la necesidad de un recambio, porque el mercado local ya esta "saturado", sostuvo impecable el funcionario.

Pero en este punto planteado, es necesario obtener atención del productor medio, pero el hecho de que este se involucre, y se comprometa, depende de dos factores muy importantes. Físicamente no dispone de tiempo, tiene que estar en su campo peleándola día a día, pero por otro lado falta una "concientizacion ", de que sin su aporte a nivel vecinal, no se puede entonces renovar la plana política de siempre.

Nuestro sistema político es un sistema cerrado en donde hace 20 años no hay recambios, son los mismos gobernadores, radicales, peronistas, caudillos que gobiernan las provincias. Además el sistema corrupto y burocrático, nunca permitió la apertura a la gente, a las nuevas ideas de corrientes políticas y económicas. El mundo corre tan rápido, y los individuos políticos, más individuales que nunca, valga la redundancia, no dejan de lado sus interese personales para ponerse del lado del argentino. Y el campo no escapa a esta situación, porque aunque cueste creerlo, el sector sigue, con su crecimiento y sus cosechas récords, soportando injustamente que se les retenga parte del "premio" que deberían llevarse merecidamente en concepto de soportar jornadas de trabajo en zonas alejadas del agua, del asfalto, las comunicaciones….Si en definitiva, una enorme masa de argentinos perdidos en las diversas y hermosas regiones de nuestro país son los que les dan los votos a los mismos de siempre, y contribuyen a que estos, sin esforzarse por el sector agropecuarios, conserven la fama, el prest

Temas en esta nota