La roya de la soja ya se detectó en trece provincias.

Expertos argentinos y brasileños informaron cómo va la lucha contra esta temible enfermedad.

Por
12deAgostode2005a las09:45

"La roya de la soja fue detectada en 13 provincias del país durante la última campaña, y aunque no hubo mayores daños, por primera vez hubo zonas, como en Entre Ríos, que sufrieron pérdidas de rendimiento", señaló el director de la estación experimental Obispo Colombres, Daniel Ploper.

Ploper fue uno de los panelistas del III Simposio Internacional de Soja que se realizó en el marco del XIII Congreso de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa (Aapresid), que se culmina hoy en Rosario.

El seminario organizado por Prosoja (la asociación que nuclea a los mejoradores del cultivo) abrió ayer en la Bolsa de Comercio con disertaciones sobre la problemática del grano verde y los "mitos y verdades" de la roya de la soja.

Respecto del hongo que en Brasil provocó pérdidas por 3 mil millones de dólares entre 2002 y 2004, y que en Argentina apareció hace tres campañas, el técnico argentino resumió los resultados de un taller realizado por los fitopatólogos más importantes del país. Señaló que si bien la enfermedad no causó daños en la región sojera, su presencia se amplió hasta detectarse en 13 provincias y su presencia se anticipa año a año. Incluso se presentaron pérdidas en zonas puntuales de Entre Ríos de hasta 500 kilos por hectárea.

Que la presencia de la enfermedad no se haya traducido hasta ahora en una afectación severa del cultivo tiene que ver, explicó, con condiciones ambientales excepcionales, y con el éxito que tuvo la movilización de técnicos y productores que, en el marco del Programa Nacional de Roya de la Soja, trabajaron en la prevención y en los sistemas de alerta temprano.

En el mismo panel, el brasileño Darío Horimoto, de la Fundación Matto Grosso, explicó que se identificaron genes que pueden ayudar a generar variedades tolerantes a roya, que podrían estar en unos 4 años. Tadashi Yorimori, del Embrapa Soja, Brasil, informó que en el último año hubo necesidad, en algunas regiones, de hacer hasta 6 aplicaciones de fungicidas.

El especialista enfatizó la esencialidad de monitorear los lotes, la aplicación preventiva de fungicidas y su manejo eficiente, de modo que permita llegar a la parte inferior de la planta. "En este tema cada año es diferente del otro", dijo.

Previamente, Julio Ferrarotti, del semillero Relmó, Roque Craviotto, del Inta Oliveros, y Jorge Tanoni, de la cámara que agrupa a la industria aceitera, condujeron un panel sobre la problemática del grano verde en Argentina, un tema que el año pasado enfrentó seriamente a productores e industriales, debido a los descuentos que se realizan sobre el precio de la soja. Tanoni dijo que el sobrecosto que significa a las fábricas la producción de aceite con un alto porcentaje de granos verdes llega a 3,19 dólares por toneladas de semillas y aclaró que "los descuentos no son un castigo de la industria aceitera al productor, hay límites técnicos para producir con estos granos", dijo.

Temas en esta nota