Vislumbrando el paradigma.

Los cambios de paradigma se imponenen en la mente del empresariado agroindustrial...

Por
13deAgostode2005a las05:51

La creciente responsabilidad social empresaria, leyes agrícolas demodé, la apabullante biotecnología, el crédito productivo ausente y la formación de redes multisectoriales, todo bien matizado con la captura de carbono y el impacto medioambiental, son los condimentos que se revuelven en la olla revolucionaria de donde nos serviremos este nuevo alimento paradigmático.

Trascender sin destruir, crecer sin morir e integrar sin discriminar. Pero, vamos por parte, diría Jack (el de Londres, claro): la fuerza de los procesos productivos, bajo un único objetivo común, con integración de toda la cadena “requiere de una profundización urgente”, dijo Gustavo Grobocopatel, gerente general de Los Grobo Agropecuaria.

El productor y miembro de la comisión directiva de Aapresid tiró una segunda piedra, cuando aseguró que también “tiene que haber motivaciones que contengan a la gente” y ámbitos laborales sanos para “avanzar sobre la gestión de talentos, una herramienta clave de diferenciación y competitividad”.

Grobocopatel también se refirió al modelo de su empresa y anunció la reciente incorporación de un balance ambiental, para saber “cómo está nuestra cuenta corriente con el medio ambiente”, sobre todo a partir de las conclusiones de recientes estudios, que demostraron que la aplicación de nitrógeno deteriora los niveles de carbono, explicó.

En su disertación en Aapresid 2005, el productor reclamó la generación de opciones a los créditos bancarios y recordó los fideicomisos que propone su empresa para los llamados “inversores urbanos”.

Por otra parte, Eduardo Martínez Ferrario, profesor de Administración Rural de la Universidad de Belgrano, remarcó que “la legislación actual está desfasada. Las leyes vigentes en materia agropecuaria son obsoletas, datan de 1848, y perjudican a los tenedores de la tierra”, insistió. Sobre este punto, Marco Rodrigué, gerente del grupo La Redención, remarcó la necesidad de contar con contratos de alquileres plurianuales, para garantizar la verdadera sustentabilidad del planteo agrícola. El ejecutivo de la empresa cordobesa –fundadora de Aapresid- detalló el modelo de gestión que rige el funcionamiento de la firma y realizó un análisis exhaustivo de la actualidad económica y los procesos que signaron el desarrollo de La Redención desde la década del 70.

El gerente del Grupo La Redención también recalcó la necesidad de implementar normas de calidad, “para hacer más eficientes todos los procesos y obtener ventajas competitivas”.
Finalmente, Marcelo Criscuolo, director ejecutivo de Biosidus, ponderó la creación de empresas, de base tecnológica y con un plantel propio de científicos investigadores, en confrontación con la falta de articulación real entre la ciencia y la tecnología.

 

Temas en esta nota