El Congreso de Aapresid: El desafío de la fertilización.

La provisión biológica de nutrientes y las nuevas tecnologías fueron dos de los ejes del Simposio sobre Fertilidad en Rosario...

13deAgostode2005a las06:02

En el marco del Congreso de AAPRESID, se llevó a cabo el Simposio de Nutrición Vegetal en Siembra Directa (SD), organizado por la entidad anfitriona, Fertilizar e INPOFOS Cono Sur. Durante el evento quedó en claro que los cambios de paradigmas representan nuevos desafíos.

La fertilidad de un suelo generalmente se asocia a la fertilidad química, que a su vez está estrechamente ligada al uso de fertilizantes. En pocas oportunidades se habla de la fertilidad biológica y física, es decir, de la capacidad de las raíces de los cultivos para crecer y tomar agua y nutrientes del suelo.

Por eso, varios especialistas recordaron que el verdadero cambio de paradigma en nutrición de cultivos en SD consiste en comprender que, por ejemplo, existe una importante provisión de nutrientes asociados a la actividad biológica de un suelo.

Según Jill Clapperton, experta en ecología de la rizósfera de Canadá, el mayor desafío consiste en comprender cómo funcionan los diversos organismos del suelo y cómo intervienen en el reciclado de nutrientes. Clapperton mostró que la utilización de SD, rotaciones apropiadas y la inclusión de cultivos de cobertura (con varias especies), pueden incrementar la actividad de los micro, meso y macroorganismos. Cada uno de estos cumple un rol clave para la vida del suelo.

Por ejemplo, macroorganismos como ácaros y lombrices ingieren residuos de pequeño tamaño y excretan nutrientes de alta disponibilidad para los cultivos. El incremento de la actividad biológica, además, genera un mayor reciclado de nutrientes, que provienen de la descomposición de los residuos. Estos nutrientes no sólo generan una mayor cantidad de granos, sino que también mejoran su calidad. En suma, se producen más alimentos con mayor valor nutritivo.

Por su parte, el brasileño Joao Carlos Moraes Sá habló sobre la dinámica y manejo de fósforo en SD. Al haber un incremento de la actividad biológica en el suelo trabajado en directa, comienzan a predominar las fracciones orgánicas de fósforo. En general, se observa que del total del fósforo del suelo, entre el 50 y 75% corresponde a fracciones orgánicas, que las plantas pueden aprovechar, pero que los análisis de suelo convencionales no pueden detectar.

Los especialistas destacaron que en SD se produce un aumento de fósforo en profundidad a través de la redistribución que generan las raíces y microorganismos. Esto ocurre así porque en ese nivel la mayor parte de este elemento está en formas orgánicas. La SD, con abundante residuo en superficie, genera una mayor proliferación de raíces superficiales debido a la conservación de la humedad. Esto hace que aplicaciones de fósforo al voleo sean utilizadas por los cultivos tan eficientemente como las localizadas en bandas en la línea de siembra o al costado de ella.

Al igual que Clapperton, Moraes Sá destacó la importancia que cumplen los organismos en el reciclado de fósforo.

En línea con la presentación de Moraes Sá, Manuel Ferrari mostró información local, generada por los INTA de Pergamino, Rafaela y Paraná, con el apoyo de Mosaic e INPOFOS, que confirmaba los comentarios de Moraes Sá.

Los ensayos realizados por Ferrari, en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, y Entre Ríos, mostraron una interesante contribución del fósforo orgánico para nutrir el cultivo de soja. A su vez, se evaluaron otras determinaciones de laboratorio, como Mehlich 3, que mostraron excelentes y muy promisorios resultados para identificar lotes con alta o baja probabilidad de respuesta a la fertilización con fósforo.

Por último, Ricardo Melchiori (INTA Paraná) mostró los avances obtenidos con la utilización de sensores remotos para diagnóstico de la fertilización nitrogenada en maíz.

Temas en esta nota