Se flexibiliza Europa con transgénicos.

Los gobiernos de la Unión Europea encaran una nueva serie de decisiones en los próximos meses acerca de permitir más importaciones de alimentos genéticamente modificados...

Por
19deAgostode2005a las08:31

Bruselas (Reuters) - Los gobiernos de la Unión Europea encaran una nueva serie de decisiones en los próximos meses acerca de permitir más importaciones de alimentos genéticamente modificados (GMO, por sus siglas en inglés), pero no se espera nada que pueda quebrar la disputa de Europa sobre biotecnología.

Con la mayor parte de las instituciones de la Unión Europea (UE) cerradas durante agosto, se les pedirá a los ministerios y a los expertos nacionales que procesen solicitudes atrasadas para la aprobación de nuevas GMO en cuatro abarrotados meses. Eso no significa necesariamente que puedan llegar a un acuerdo.

De hecho, a pesar de que la UE finalizó con una prohibición no oficial de seis años sobre la biotecnología, la última vez que los gobiernos nacionales pudieron acordar en autorizar un nuevo producto GMO fue en 1998.

Desde entonces, muchas reuniones terminaron en un punto muerto, ya que los sectores a favor y en contra se equilibraron y más países se mantenían al margen, indecisos acerca de los beneficios de los alimentos biotecnológicos.

Las tres aprobaciones de GMO han sido emitidas desde que terminó la prohibición, todas por un sello de la Comisión Europea, un proceso de emisión que entra en vigencia cuando los Estados de la UE fracasan repetidamente en acordar.

Los ministerios de Agricultura reanudarán sus reuniones mensuales a partir de setiembre para discutir si Grecia debiera levantar su prohibición sobre 17 tipos de semillas de maíz de Monsanto genéticamente modificadas.

El ritmo puede acelerarse en octubre, cuando la comisión desea presentar varias GMO más para su aprobación para el fin de este año.

«Parece que octubre será un mes más agitado que septiembre», dijo un diplomático de la UE. El mes probablemente comenzará con una reunión de los expertos en seguridad alimentaria de la UE, que debatirán una prohibición sobre una semilla similar a GMO impuesta por Polonia y posiblemente también otra de Hungría.

La reunión ministerial de octubre también podría votar sobre dos tipos de maíz de Monsanto: GA21, para utilización como ingrediente de procesamiento, y MON 863, para utilización en comida.

Temas en esta nota