Negocios chinos, tras la revaluación. Por Flavia Rossi de fyo.com.

Los negocios chinos se caracterizan por la poca transparencia de las reglas, lo que se refleja en la complejidad de la economía de ese país...

Por
19deAgostode2005a las09:42

El poco consumo, mucho ahorro y el excesivo ingreso de fondos especulativos, que dificultaban el control de la inflación, fue lo que intentó corregir el gobierno chino cuando el mes pasado apreció 2,1 por ciento el tipo de cambio.

Con la economía creciendo al nueve por ciento, el objetivo oficial fue consolidar el desarrollo y evitar las señales de recalentamiento económico.

Ahora parecería ser que el motivo mencionado no era tan preocupante como se creía y que el impacto que tendrá en el crecimiento será limitado.

La propia estructura del país justifica que el consumo efectivo sea menor al potencial y que el superávit de ahorro no comprometa la estabilidad de precios más allá del nivel internacional.

El gobierno chino gasta menos de lo que podría y la demanda de crédito bancario es menor a lo que podría permitir el total de depósitos.

En síntesis, las costumbres de todo un país no se cambian de un día para el otro, habrá que esperar algún tiempo más para ver los efectos de esta medida.

Mercado de granos

Por lo pronto, el gigante chino sigue creciendo y necesita alimentar a su población.

El principal comprador mundial del poroto de soja ha mostrado gran interés por esta materia prima para procesarla internamente.

Según las declaraciones de la Administración General de Aduanas de China, en los primeros siete meses de este año ha comprometido un 40 por ciento más de poroto y un 70 por ciento más de harina que durante el 2004. Mientras que los compromisos asumidos por aceite de soja fueron 41 por ciento menores a los del ciclo previo.

Con esta nueva información se alcanza el 94 por ciento del saldo potencial de compras de poroto y el 96 por ciento del saldo de harina que estimó el Usda para la campaña, con lo que se acumula 22,6 millones de toneladas de poroto y 67 mil toneladas de harina.

Sin embargo, los números de los procesadores chinos no son los mejores, con márgenes negativos de molienda tanto para el poroto importado como el de origen doméstico.

Esta situación explica por qué China ha llegado a postergar embarques para balancear su situación interna.

Los compromisos para la nueva campaña sobre la mercadería estadounidense vienen retrasados, aunque el encarecimiento del poroto argentino y la proximidad del ingreso de la cosecha estadounidense, seguramente volcarán la atención hacia ese mercado.

Por esta razón, en el corto plazo la atención del mercado local dejará de estar en el poroto para pasar a los subproductos haciendo que los principales actores sean las fábricas.

En el mediano plazo, la perspectiva del principal cliente sigue siendo buena. Se espera que las importaciones totales chinas de poroto crezcan otro 12 por ciento y que precise unos 40 millones de toneladas de harina proteica (de soja y demás orígenes) para abastecer la demanda forrajera del ciclo 2005/06. Con un crecimiento del ocho por ciento respecto al año pasado.

¡Enterate de todas las novedades!

Temas en esta nota