El clima ya definió rendimientos.

La producción sojera estadounidense sufrió serios daños debido al clima seco en el medioeste del país del norte...

22deAgostode2005a las07:51

Superado el informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) de la semana anterior -que pocas sorpresas reportó a los operadores-, la plaza se concentra en el último tramo del mercado climático norteamericano que todavía podrá deparar algunas sorpresas, en un sentido u otro. Un pronosticador privado afirmaba el viernes que las perspectivas climáticas han variado en las zonas afectadas del midwest, que ahora cuentan con las mejores perspectivas desde el inicio del verano boreal, aunque las condiciones de sobreventa del mercado y la escasa actividad por parte de los «farmers» atemperaron al menos parcialmente la tendencia declinante de la plaza.

Las productividades en soja pueden variar dramáticamente en el curso de este mes, con lo que el próximo informe de setiembre brindará una pauta más precisa acerca del tamaño de la cosecha en los EE.UU. Durante los últimos 28 años, los rendimientos de la campaña sojera norteamericana -tomando el período que media entre este informe y el final de la campaña- varió hacia arriba hasta en 11,4% (en la campaña del año 1994) y hacia abajo hastaen 15,2% (en la de 2003), lo que significa que en soja aún no está dicha la última palabra. Si se diesen los extremos recién presentados, la producción norteamericana podría contar con rendimientos promedio finales tan bajos como de 2.206 kg/ha o tan altos como de 2.898 kg/ha, lo que podría provocar una producción de 64,4 mill./t o de hasta 84,6 mill./tonelada.

Sin embargo, las recientes lluvias en el cinturón sojero y maicero, las probabilidad de más precipitaciones y los pronósticos de temperaturas benignas van eclipsando la posibilidad de superar, al menos por ahora, las subas registradas en Chicago algo más de un mes atrás.

Los fondos que operan en los mercados de materias primas, principales responsables de la suba iniciada a partir de mayo de este año, han liquidadomasivamente las posiciones acumuladas, a la captura de otros commodities más atractivos, como el petróleo, el cobre o los metales preciosos. Con respecto a la demanda de soja, el mercado se muestra vacilante. En el reporte de ventas al exterior de los EE.UU. para la próxima campaña -en el que apreció la primera venta de este ciclo a China-, los números marcan una actividad menor a la del año anterior, ya que solamente se acumula 39% de lo vendido en igual período de 2004. Si esta menor actividad es atribuida a una menor demanda global, el dato resulta negativo.

• Precios competitivos

Si la actividad se encuentra demorada porque los compradores finales aguardan precios mas competitivos, es una señal positiva para los precios.

El famoso tour de cosecha organizado conjuntamente por las empresas John Deere y Pro Farmer dará comienzo el próximo 21 y culminará el 25.

Este relevamiento también brindará alguna aproximación al número final de la campaña norteamericana de soja y maíz, y revelará algunas pautas acerca de si los rendimientos que se observan se ubican por encima o por debajo de los que reveló el USDA recientemente. A propósito de John Deere, esta empresa -líder en la fabricación de tractores en los EE.UU.- culpó a las malas condiciones climáticas en el corazón del «corn belt» por la caída en las utilidades del tercer cuatrimestre fiscal.

La peor sequía de los últimos 17 años fue la principal responsable de esta performance, luego de dos años de bonanza climática. En julio solamente, la venta de tractores en los EE.UU. cayeron 16%, de acuerdo con la asociación que nuclea a los fabricantes de este equipamiento.

El USDA informaba esta semana que los cultivos de maíz en situación «bueno a excelente» alcanzan 51%, comparado con 52% de la semana anterior y 73% del año pasado a esta altura. La soja en esta condición alcanza

Temas en esta nota