Lavagna respondió con cifras a los reclamos del campo.

El ministro exhibió 20 indicadores de expansión de la actividad agroindustrial...

23deAgostode2005a las08:06

Dijo que el aumento de los precios de los campos resume la bonanza del sector.

Evitó hablar de la suba de las retenciones a los lácteos.

Economistas cuestionaron esos números

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, expuso unos 20 indicadores de expansión del sector agropecuario para responder a las críticas del campo por la vigencia de las retenciones a las exportaciones y la falta de políticas activas que promuevan la producción de alimentos básicos como la carne y la leche.

Lavagna apareció con una batería de cifras, todas positivas, que comparan la campaña agrícola 2004/2005 con las anteriores, en momentos en que recrudece la queja del campo por la última suba de los derechos a la exportación de lácteos y la amenaza sobre una medida similar respecto de los embarques de carnes.

En una conferencia realizada ayer en el Palacio de Hacienda, el ministro ponderó al complejo agroindustrial como uno de los más importantes de la economía, aunque también deslizó algunas críticas. "El diálogo está siempre abierto, pero siempre y cuando se comprenda esta realidad que es indiscutible; a partir de posiciones ideológicas es difícil avanzar en algo", expresó Lavagna en referencia a las últimas críticas canalizadas por la Sociedad Rural Argentina (SRA) sobre la "indiferencia" del Gobierno hacia el campo. El ministro evitó responder a una consulta de LA NACION sobre retenciones, porque consideró que no era un tema de la conferencia.

Acompañado por el secretario de Agricultura, Miguel Campos, anunció la aprobación de una nueva semilla de maíz transgénico de la empresa Syngenta, resistente al herbicida glifosato, que permitiría menores costos de producción. Además, esa evaluación de gestión significó un respaldo a Campos, que estuvo ausente de sus funciones durante algunos días por un problema de salud.

El ministro destacó la presentación del proyecto de ley para distribuir la cuota Hilton y la norma para rebajar el IVA en los fertilizantes. No obstante, ante una consulta de LA NACION, reconoció que en el primero de los casos el proyecto fue mal presentado en el Poder Legislativo, lo que impidió su tratamiento.

La reducción del IVA en fertilizantes aún no entró en vigor por falta de reglamentación de la ley.

Lavagna hizo hincapié en el incremento de inversión en capital circulante del sector que, según sus datos, creció en los últimos cuatro años un 60% y también en la revalorización del valor de los campos. "Es el dato que mejor resume la expansión del agro y tira al cesto de basura cualquier discurso", señaló Lavagna y agregó: "Cuando el bien de capital aumenta, es porque hay mayor rentabilidad".

Seguidamente, mostró cuadros que indicaban un incremento, entre 2001 y 2005, del valor de los campos agrícolas del 210 por ciento. En la misma tónica, exhibió números sobre el aumento del área sembrada (un 46% entre 1993 y 2005) y de producción de granos (un 116% en el mismo período).

"Con el atraso cambiario de la década pasada, y sin retenciones, se perdieron 88.000 empresas agropecuarias y esto es lo que claramente se está modificando", expresó Lavagna y añadió que la agroindustria creó 400.000 nuevos puestos de trabajo en los últimos tres años.

"Estas subas se dieron a pesar de que los precios internacionales fueron menores que los registrados en 1996/97; vale aclararlo porque, si no, se intenta explicar la expansión sólo por una cuestión de precios altos", dijo. Lavagna se negó a comentar eventuales medidas para frenar subas de precios de los alimentos. "Voy a hablar cuando haga falta y no cuando un medio de comunicación lo imponga", expresó, aunque admitió que el gran desafío es disipar la antinomia entre la exportación y el mercado interno, y esperar que maduren las

Temas en esta nota