Fuerte caída de la producción local de Trigo 2005/06.

La sequía observada durante el invierno en nuestro país afectó sustancialmente la siembra de trigo 2005/06...

Por
24deAgostode2005a las08:45

La sequía observada durante el invierno en nuestro país afectó sustancialmente la siembra de trigo 2005/06, determinando que el área dedicada al cultivo sea inferior a las previsiones al inicio de la campaña.

Luego que los primeros pronósticos señalaran una superficie similar a los 6.2 millones de hectáreas implantados en la temporada 2004/05, nos encontramos al acercarnos a la culminación de la siembra, con cifras que varían entre un máximo de 5.3 millones de hectáreas de la estimación oficial surgida de la SAGPyA y un mínimo de 5.1 millones de hectáreas calculadas por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Con relación a los rendimientos observamos, a partir del análisis del último quinquenio, que el promedio para ese período a nivel país fue de 23.8 qq/ha, con un máximo de 26.3 qq/ha en la última temporada y un mínimo de 20.3 qq/ha en el 2002/03.

Si consideramos que el porcentaje a cosechar de un total sembrado de 5.2 millones de hectáreas se ubique, siguiendo las pautas observadas en el último quinquenio, dentro de un rango del 96% al 98%, bajo el supuesto que mayor es lo cosechado en la medida que mejores son los rendimientos; la producción de trigo se ubicaría dentro de los escenarios que se muestran en el siguiente cuadro:

Como una primera conclusión tenemos que la próxima cosecha de trigo oscilaría, según cuales sean las condiciones climáticas durante el desarrollo del cultivo, dentro de un rango de 10.1/13.4 millones de toneladas, en todos los casos muy inferior a los 16.0 millones cosechadas en el 2004/05 y a las 14.8 millones del promedio de quinquenio 2000/2004.

Con el rango estimado de producción 2005/06, el saldo exportable se reducirá desde los 10.5 millones de toneladas de la campaña en curso, de los cuales ya está vendido el 90%, a una cifra máxima de 7.5 millones de toneladas y mínima de 5.1 millones de toneladas, ajustándose casi exclusivamente a las necesidades de demanda desde Brasil, nuestro principal cliente.

Ciertamente, las condiciones internas para el nuevo ciclo triguero son compatibles con precios sostenidos. Sin embargo estos podrían moverse con mucha firmeza, en la medida que la colocación del saldo exportable sea muy dinámica y con altos volúmenes de ventas el exterior en precosecha. Esto determina que debemos seguir muy de cerca los datos de evolución de las ventas al exterior, las que hasta el momento, cuando recién se inicia la comercialización, se ubicaban en 95.0 mil toneladas, según los datos oficiales.

Temas en esta nota