Política agropecuaria: Aapresid y Federación Agraria se sacan chispas.

Entre acusaciones de menemistas y retrógrados, estalló la guerra entre entidades del campo...

Por
24deAgostode2005a las09:20

Dos entidades del agro se están sacando chispas. Se trata de la puja epistolar -o mejor dicho vía comunicados de prensa- que mantienen la Federación Agraria Argentina (FAA) con la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), después de las declaraciones que realizó a La Capital y en el discurso inaugural del XIII Congreso de Aapresid, Jorge Romagnoli. En esa ocasión, el dirigente criticó las retenciones y aseguró que al sector agropecuario le conviene "una economía libre, sin quitas ni subsidios".

Su discurso motivó una crítica de la conducción de Federación Agraria, que acusó a Aapresid de "añorar el liberalismo salvaje" y una réplica epistolar de Romagnoli, quien calificó las críticas federadas como parte de "los viejos paradigmas". Ayer, la entidad federada lanzó una contrarréplica: "Aapresid revindica el crecimiento productivo de nuestras praderas pero no hace alusión alguna a la desaparición de 103.450 pequeñas y medianas familias agrarias".

El primer round surgió luego de que Romagnoli expresara que "al sector agropecuario le conviene una economía libre en la que todos podamos competir dignamente en función de su capacidad productiva, no de subsidios o quitas de un sector en beneficio de otro".

La respuesta no se hizo esperar y desde Aapresid tildaron de "parálisis paradigmática" la postura de FAA. "No se han dado cuenta que el mundo ha cambiado y que aquellas ideas ya no dan resultado porque las circunstancias cambiaron".

Ante esto, el comunicado de ayer de FAA retruca: "Es probable que nuestra entidad no haya comprendido los nuevos paradigmas, pero es especialista en comprender las necesidades de su gente".

En su comunicado oficial, Aapresid se había declarado "molesta" porque las críticas iniciales de FAA eran "una reacción ideológica propia de un partido político, no de una entidad gremial de productores". Y rechazó la acusación de impulsar ideas pro menemistas, que el ex presidente Menem nunca en diez años asistió al Congreso y la agenda del campo tampoco estuvo entre sus prioridades.

La entidad que conduce Eduardo Buzzi cargó contra los dichos de Romagnoli cuando reclamó "respeto por la propiedad privada, la intelectual y la implementación de una política tributaria simple donde el Estado se limite a cobrar impuestos". Y se quejaron porque estos términos representan, a su juicio, una "toma de posición a favor de la multinacional que quiere imponer condiciones leoninas a la utilización de semilla de soja RR a los productores, entre otros abusos de posiciones dominantes".

Para Aapresid, estos cuestionamientos no son más que "una obstinación para negar el progreso" y los cambios científicos. "Hoy el principal factor de sostenibilidad de nuestra frágil economía se debe a la soja, la siembra directa y la aplicación de la biotecnología", dijeron desde Aapresid. En el mismo comunicado recordaron que Romagnoli es miembro de FAA, porque no ha querido hasta ahora renunciar a un camino que había iniciado su abuelo.

En la contrarréplica de ayer, la conducción federada reivindicó el carácter político de su lucha "por una agricultura con agricultores" y pidió a Romagnoli que, como "socio activo" de la Federación, se preocupe por las empresas familiares del campo que siguen cayendo arrasados por la concentración económica. "Esperamos que su encumbrado socio confundido vuelva a recorrer el camino de un desarrollo nacional con equidad distributiva, el que rige a esta entidad desde el Grito de Alcorta, del que quizá su abuelo fue no de los protagonistas", sugirieron.

Temas en esta nota