La lluvia favoreció al trigo y a los lotes destinados a grano grueso.

El tiempo inestable se instaló en la región desde el fin de semana pasado, con lluvias, fuertes vientos y, en ocasiones, caída de granizo...

26deAgostode2005a las09:41

El tiempo inestable se instaló en la región desde el fin de semana pasado, con lluvias, fuertes vientos y, en ocasiones, caída de granizo. El frente frío que avanzó desde el sudoeste se fue desplazando hacia el noreste, y dio paso a la instalación de un sistema de alta presión sobre la zona central del país, que promovió la estabilización de las condiciones meteorológicas por algunos días, con disminución de la humedad ambiental y de los niveles térmicos.

En cuanto a las precipitaciones acumuladas, los mayores milimetrajes se produjeron en la zona oriental extrema (costa de Buenos Aires y Entre Ríos). El escenario de las producciones agropecuarios fue favorecido por ese aporte hídrico, ya que buena parte de la región se encontraba en una situación límite. La otra cara fueron las áreas donde el granizo y los fuertes vientos ocasionaron los daños.

En la provincia

Traslasierra. Llovió en la zona de y también nevó en las Sierras Grandes, pero los milimetrajes registrados fueron, por lo general, pequeños y desparejos (máximos de 10 milímetros), por lo que el aporte fue insuficiente frente la escasa humedad que de los suelos. Tampoco fue relevante para la recarga de los diques. Por ahora, las necesidades de las producciones que requieren riego siguen siendo acotadas, pero se aproximan las fases fenológicas que incrementan la demanda. En materia forrajera tampoco se espera un mayor repunte.

Cruz del Eje. También fue escasa el agua caída, por lo que la situación permanece sin cambios, e inclusive ha desmejorada, especialmente en forrajes, ya que también se suma la caída de la temperatura y algunas heladas aisladas en zonas expuestas. Está casi terminada la cosecha del algodón, mientras que se aproximan a final de ciclo los lotes de ajo y cebolla, con buenas perspectivas.

Norte. También llovió, con guarismos que alcanzaron los 30 milímetros, aunque en la zona serrana no superaron los cinco milímetros. Por lo tanto, la recomposición de las producciones será diferencial y en función del aporte de agua. Los trigos, por ejemplo, podrán recuperarse, a la espera de mayores aportes que consoliden la mejoría. También se podrá apurar la preparación de la siembra de grano grueso.

Este. El panorama también comienza a mejorar gracias a las últimas lluvias. En localidades como San Francisco, Colonia Marina, Devoto y Freyre, los guarismos rondaron los 50 milímetros. Y si bien hubo daños por caída de granizo, éstos no fueron relevantes, ya que la mayoría de los lotes implantados con grano fino se encuentran aún en las primeras fases de estado vegetativo. El aporte hídrico mencionado llegó a tiempo para repotenciar el estado de los trigales, cuya evolución se encontraba aplacada por efecto de la sequía en los suelos. Ese aporte también posibilitará que, cuando suba la temperatura, arranque la siembra de grano grueso.

Centro. Los cambios no fueron muy significativos en la zona central de la provincia, con registros pluviométricos pobres que rondaron los 10 milímetros, aunque en Río Tercero, los guarismos alcanzaron los 26 milímetros. Por lo tanto, habrá una heterogénea recomposición de pasturas y trigos.

Villa María. La lluvia caída en la zona no superó los 16 milímetros, mientras que en otras localidades cercanas, los guarismos llegaron a 20 milímetros. En la zona Las Varillas, en tanto, hubo fuertes ráfagas de viento que causaron daños a nivel urbano y también rural. El área fue cubierta, además, por interesantes lluvias. En El Fortín cayeron 40 milímetros, Alicia sumó 38 milímetros y en Pozo del Molle hubo casi 50 milímetros. Hacia Bell Ville, los aportes pluviométricos también fueron interesantes, con picos de hasta 35 milímetros. El a

Temas en esta nota