Los impactos del Katrina. Flavia Rossi de fyo.com

El impacto por las consecuencias del paso del huracán Katrina en la costa del Golfo de México ha concentrado la atención en todo el mundo...

Por
02deSeptiembrede2005a las09:07

El impacto por las consecuencias del paso del huracán Katrina en la costa del Golfo de México ha concentrado la atención en todo el mundo. A las pérdidas humanas y los daños materiales, se sumaron los cortes de energía eléctrica y el parálisis de la producción en las refinerías. Los precios del barril de petróleo crudo superaron los 70 dólares y los puertos de Nueva Orleans tuvieron que permanecer cerrados.

Y si bien sus estructuras no fueron muy dañadas, el caos general es suficiente para obligar a mantener suspendidas las operatorias por una o dos semanas más. El impacto sobre el comercio de granos es directo, ya que a través del Golfo sale entre el 55 por ciento y el 65 por ciento de las exportaciones totales de soja, trigo y maíz.

Además, en pocas semanas comenzará la cosecha de soja norteamericana, por lo que el ritmo de negocios es sumamente importante. Si bien ya desde fines de junio los compromisos de la campaña 2004/05 habían superado el potencial esperado, el volumen que resta por embarcar supera el saldo de los últimos tres años (se tienen que cargar unas 60 mil toneladas para cumplir con las estimaciones).

Las dificultades para concretar las operaciones de carga y descarga obligará a reprogramar los embarques, lo que le haría perder negocios contra Sudamérica.

En cuanto a la nueva campaña, el mercado parece haber descontado que las lluvias de agosto permitirán recuperar la calidad de los cultivos afectados por la sequía de junio y julio.

Mucho se habló respecto a que el abaratamiento de la mercadería estadounidense de las últimas semanas permitirá acelerar el ritmo de negocios. Rumores de compras chinas a Estados Unidos –hay 460 mil toneladas comprometidas– fueron apoyados por la caída en los precios de los fletes, y la consecuente mejora de los márgenes de molienda sobre el poroto importado. Sin embargo, los compromisos siguen mostrando el retraso de ocho ó nueve puntos respecto al ritmo del año pasado.

El efecto de este problema es especialmente importante en el mercado del maíz, que ha estado presionado por la falta de dinamismo en los negocios, y por la pesada carga de stocks que pasará a formar la oferta consumible del año próximo. De todos modos, y más allá de la evolución definitiva de los cultivos, la campaña 2004/05 fue la más holgada desde el ciclo 1992/93.

Si bien hace ya un mes que los compromisos con el mundo alcanzaron el potencial de ventas estimado por el Usda, quedarían por embarcar al menos 1,4 millón de toneladas para no tener que volver a ajustar la cifra de stocks.

Los problemas de logística obligarían a buscar puertos alternativos, y el ingreso del maíz nuevo podría acentuar el congestionamiento. Finalmente, la necesidad de mantener la competitividad externa tenderá a deprimir los premios y los precios internos.

En tanto, la interrupción de las tareas para el trigo aparece en mal momento. El cereal de invierno ya está en el mercado y la cosecha de las variedades de primavera está terminando. La imposibilidad para dar curso inmediato a la mercadería provocaría una competencia con el maíz, y la orientación que tomará el mercado seguramente tendrá en cuenta este tema.

Temas en esta nota