Más control en el sector agropecuario.

La Oncca tendrá su propio presupuesto...

03deSeptiembrede2005a las08:17

Se firmó un decreto que le otorga autarquía financiera a la oficina de control comercial.

El organismo ampliará la fiscalización a los sectores de semillas, lácteos y miel.

El Gobierno le otorgó desde ayer autarquía económica y financiera a la Oficina de Control Comercial Agropecuario (Oncca) para acentuar los controles sobre el comercio desleal en la producción agropecuaria.

El organismo, que depende de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos (Sagpya), nació en noviembre de 1996, en momentos en que la evasión en el sector de ganados y carnes mantenía en vilo a la administración pública. En los últimos años, la Oncca trabajó exclusivamente sobre el comercio de carnes y de granos. Pero, a partir del nuevo status, extenderá sus funciones a otras cadenas, como semillas, lácteos, azúcar y miel, informó el secretario de Agricultura, Miguel Campos.

La oficina recauda por multas y controles unos 15 millones de pesos anuales y, según estiman en Agricultura, con la autarquía ese monto podría ascender a 25 millones. Antes del decreto, todo lo recaudado se giraba a rentas generales, mientras que con la nueva norma, será administrado por la Oncca, salvo un 15% que quedará en las arcas de la Secretaría de Agricultura.

"La Oncca va a ser el brazo ejecutor de las políticas fiscales del Gobierno para minimizar los efectos negativos de la competencia desleal, que en ocasiones impide el desarrollo de las cadenas de valor", dijo Campos a LA NACION, y agregó que la idea es "poner una impronta de transparencia que quedó sellada con los logros obtenidos en la cadena de carnes en la administración de la cuota Hilton".

En los considerandos del decreto, se recuerda que el trabajo de la Oncca es de "vital trascendencia" para que "todos los actores de las cadenas económicas cumplan con sus obligaciones fiscales, en aras de obtener los recursos necesarios para la reactivación sustentable de la economía, que posibilite hacer frente a las obligaciones externas y al desarrollo interno".

Según Campos, el Gobierno comprende los problemas que crea la competencia desleal. Con la norma se pretenden solucionar los problemas burocráticos que se encontraban al realizar procedimientos en empresas.

A su vez, el director de la Oncca, Marcelo Rossi, dijo que la nueva estructura administrativa "es una respuesta a los reclamos privados en cuanto a la necesidad de reglas de juego igualitarias en los diferentes sectores y que va en línea con las expectativas de regularizar el comercio agropecuario".

Rossi es uno de los funcionarios más atípicos de la cartera agrícola. Ingresó en esa dependencia a fines de la década del noventa y se caracteriza por sus simpatías políticas con la Unión Cívica Radical (UCR). Con la gestión de Campos, el director de la Oncca logró posicionarse como uno de los funcionarios de mayor confianza del secretario, al punto que se le encargó la última distribución de la cuota de carnes Hilton, que el año pasado había originado una fuerte polémica con la industria frigorífica exportadora.

Sin cautelares

Rossi logró terminar con la "judicialización" de la cuota Hilton, un negocio por 200 millones de dólares anuales, al rechazar la presentación de medidas cautelares tramitadas por las empresas frigoríficas en los juzgados comerciales. Esa distorsión causaba que aproximadamente el 50% de la cuota de 28.000 toneladas era administrada por diferentes jueces.

La competencia desleal por evasión y elusión impositiva en el campo está originando serias dificultades en numerosas cadenas agroindustriales. Una de las más afectadas es la industria molinera. Según estimaciones de los empresarios del sector, el comercio "en negro" representa un 30% de la actividad, lo que perjudica seriamente a las compañías que operan con sus papeles en reg

Temas en esta nota