Mejora el clima para los cultivos en Estados Unidos.

Se espera mayor siembra en Sudamérica, lo que contribuye a deprimir los precios de la soja en Chicago...

Por
05deSeptiembrede2005a las08:28

El mes de agosto ha resultado ser particularmente benigno para el potencial rendimiento de los cultivos de soja en los EE.UU., y la especulación del mercado se centra ahora en determinar cómo se cuantificará esta circunstancia en el próximo informe del USDA del mes de setiembre. Algunos analistas empiezan a señalar que este organismo no modificará su proyección de rendimientos en el próximo informe, aunque cabe señalar que el cambio climático experimentado en el curso del mes pasado ha sido importante, de un escenario seco y caluroso a otro mucho más benigno. La fuerte baja en el mercado de soja en Chicago contribuye poco a alimentar la idea de una mayor siembra sudamericana. En nuestro país el área se expandirá a expensas de una fuerte reducción en el área a dedicar a otros cultivos, especialmente el maíz. Lo que no puede asegurarse es la obtención de resultados finales similares a los del ciclo anterior. En Brasil, el panorama resulta aun más difícil.

Los productores atravesaron dos años muy malos y esta circunstancia los ha debilitado económicamente. Aún no han logrado refinanciar sus pasivos a tasas preferenciales, lo que podría impedirles encarar las tareas de siembra de esta campaña o reducir la inversión en insumos para producirla. La consultora privada AgRural estima una caída del 5% en el área de siembra, consignando que solamente se implantarían 22 millones de hectáreas, alcanzándose un volumen de entre 56,9 a 59,4 millones de toneladas.

• Pronóstico

El grupo ABIOVE, por su parte, está estimando una caída de área de entre 3% a 4%, con un pronóstico productivo de 58,2 mill./tons., comparado con 50,8 millones del ciclo anterior.

En el caso del maíz -y luego de un inicio de campaña bastante razonable en los EE.UU.-, el estado de los cultivos declinó dieciséis puntos porcentuales desde la mitad de junio hasta ahora, lo que abriga la idea de que el USDA volverá a reducir su estimación final de cosecha en el próximo informe mensual.

La mayoría del daño se produjo en el centro del cinturón maicero, en el que la sequía ha restado un importante potencial productivo. Las estimaciones semanales referidas al estado del maíz languidecen a partir de ahora, momento en el que prácticamente los rendimientos ya se han definido.

El USDA señalaba esta semana un incremento de dos puntos porcentuales en maíz y de un punto en soja. Durante los últimos diez años, la estimación del USDA del mes de setiembre declinó, contra la expresada en agosto, en siete oportunidades, lo que parecería ser el caso este año. El promedio en el que decrecióla producción en ese período fue de 96 millones de bushels (o sea de 2,5 mill./tons.). Además de una producción menor a lo inicialmente esperado, el mercado de maíz cuenta con la expectativa de un mayor uso del lado del etanol, que registraba en estos días el mejor margen de molienda de los últimos tres años como consecuencia de la fuerte suba del petróleo, que en esta semana superó los u$s 70 por barril.

Los daños del huracán « Katrina» a varias instalaciones portuarias del golfo de México detienen temporariamente un importantísimo canal de salida de las exportaciones norteamericanas. Por esa vía se canaliza el 55% de las exportaciones de granos norteamericanas. Además, los temores a que estas interrupciones continúen en el tiempo estimulan las ventas contra la posición setiembre de Chicago, que expirará en los próximos días. Otro inconveniente negativo para el mercado granario es la persistente suba en la cotización del crudo, que necesariamente volverá a encarecer los fletes marítimos, fluviales y terrestres. En el año, el crudo lleva acumulada una suba de casi un 60%.

Temas en esta nota