Francia cultiva 1.000 hectáreas de maíz transgénico.

Francia alcanzó durante el año 2005 una superficie de unas 1.000 hectáreas cultivadas con maíz transgénico...

Por
07deSeptiembrede2005a las15:11

Francia alcanzó durante el año 2005 una superficie de unas 1.000 hectáreas cultivadas con maíz transgénico, aunque oficialmente sólo hay declaradas 500 hectáreas frente a las 17,5 del 2004.

Este dato proviene de la agencia EFE y supone que, por primera vez, Francia –que carece de una legislación específica sobre el cultivo de organismos genéticamente modificados (OGM)– ha pasado a formar parte de los países que producen maíz transgénico a gran escala.

Según las fuentes, el dato ha sido guardado en secreto por el Ministerio de Agricultura francés, donde los agricultores no tienen la obligación de declarar sobre el cultivo de OGM.

Según el diario francés Le Figaro, estos cultivos se extienden por doce departamentos franceses, situados mayoritariamente en el suroeste.

La mayoría de los agricultores franceses que han optado por estos cultivos compran las semillas de OGM en España, las cultivan en sus campos y luego venden su producción al otro lado de los Pirineos para el consumo animal.

Esta práctica no tiene nada de ilegal, pues las variedades transgénicas autorizadas en un país de la Unión Europea (UE) se inscriben automáticamente en el catálogo europeo después de algunos meses y su cultivo pasa así a estar autorizado en toda la Unión Europea.

Francia no ha trasladado aún a su reglamentación la directiva europea emitida en el 2001 que propone la regulación el cultivo de OGM.

Se espera que las autoridades francesas lo hagan a finales de este año y, según Le Figaro, el gobierno se inspirará en el real decreto publicado en julio pasado en España al respecto.

En virtud de ese real decreto del 19 de julio, el agricultor español que desee cultivar OGM deberá prevenir a las autoridades con un mes de adelanto para precisar la variedad escogida y deberá seguir reglas específicas para la preparación de las semillas, la vigilancia de los campos cultivados, la recolección y el almacenamiento de la cosecha para evitar eventuales contaminaciones.

Temas en esta nota