Reclaman crear un ministerio para agro.

El sector agropecuario y ganadero insiste en la creación de un ministerio que atienda problemas de campo para tener una comunicación fluida con el Ejecutivo...

08deSeptiembrede2005a las08:33

El sector agropecuario y ganadero insiste en la creación de un ministerio que atienda problemas de campo para tener una comunicación fluida con el Ejecutivo.

Desde hace tiempo, dirigentes y productores del agro reclaman un ministerio propio para el principal sector productivo de la Argentina, un ministerio que los represente en forma objetiva y directa en el gabinete nacional, no para pedir subsidios o protecciones especiales, simplemente para evitar discriminaciones.

El agro también transitó por los años ''90 con el tipo de cambio fijo, la desregulación, la apertura comercial; se endeudó y sufrió, pero no bajó los brazos ni fugó dinero al exterior. Invirtió en máquinas, equipos, tecnología y duplicó la producción. Sin embargo, no todos los que producen son iguales ante la ley; prejuicios, falsas premisas y las retenciones marcan la diferencia. Los dirigentes y estadistas de la generación del ''80 han sido preclaros al crear e impulsar instituciones que hicieron historia. Guillermo Arana ha escrito en 1998, año en que se cumplían los 100 años del Ministerio de Agricultura: ...»El primer antecedente fue el Departamento de Nacional de Agricultura en el ámbito del Ministerio del Interior. Sarmiento ha sido el mentor desde el sillón de Rivadavia, allá por 1871. Posteriormente, en la presidencia de Julio A. Roca, se creó el Ministerio de Agricultura, y el primero en ser designado ministro fue Emilio Frers».

La Constitución de 1853, base de la organización nacional, previó hasta cinco ministerios. Con las reformas realizadas por la Asamblea Constituyente de 1898, el número de ministerios se elevó a ocho, a saber: Interior, Relaciones Exteriores, Hacienda, Justicia e Instrucción Pública, Guerra, Marina, Agricultura y Obras Públicas.

El Ministerio de Agricultura se organizó con cuatro direcciones: la Dirección de Agricultura y Ganadería, la Dirección de Tierras y Colonias, la Dirección de Comercio e Industrias y la Dirección de Inmigración. En la Argentina existió el Ministerio de Agricultura durante más de 70 años.

• Ministerios propios

Los principales países del mundo tienen sus propios ministerios del agro, por ejemplo: EE.UU. cuenta con el Departamento de Agricultura (el rango de Departamento de Estado es de ministerio). Lo mismo sucede en Australia y en el Reino Unido. En Francia existe el Ministerio de la Agricultura y la Pesca. España tiene el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y en Alemania se denomina Ministerium Ländlicher Raum.

También tienen rango de ministerio en Italia, Holanda, Nueva Zelanda, Brasil y Chile, aquí cerca, etc., la lista es extensa. El tema importante no es recrear Ministerio de Agricultura. Lo sustantivo es lograr tener atención y consideración, voz y voto, en el más alto nivel de decisión, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo.

Para ello, la actual Secretaría de Agricultura de la Nación hasta podría subir de rango con sólo pasar al ámbito de la Presidencia de la Nación y, también, la mayoría de los legisladores nacionales deberían defender más agro, no sólo unos pocos participando de las comisiones de agricultura y economías regionales. Imponer impuestos es facultad del Congreso nacional.

Estamos llenos de antagonismos: entre el campo y la industria, entre lo nacional y lo extranjero, entre el peso y el dólar, entre lo productivo y lo financiero, y tantas otras confusiones más que no nos dejan ver ni crecer. En los últimos 50 años se instaló el mito de que la producción primaria se relaciona con el atraso, el subdesarrollo y la dependencia. EE.UU., la primera economía del mundo es, a su vez, la principal productora de bienes agropecuarios del planeta, incluso ayuda a sus pr

Temas en esta nota