El viento, nueva fuente de negocios para el sector rural.

En el cinturón agrícola de los EE.UU. ya funcionan granjas eólicas que permiten mejorar los ingresos de los productores...

Por
08deSeptiembrede2005a las08:47

En el cinturón agrícola de los EE.UU. ya funcionan granjas eólicas que permiten mejorar los ingresos de los productores. Cada molino les deja 1.500 dólares por año.

El Medio Oeste de los Estados Unidos, la región más desarrollada del mundo para la producción de alimentos básicos está ampliando el rubro: al maíz y la soja, ahora le suma la generación de energía. El paisaje tradicional del "corn belt" (cinturón agrícola) comienza a jalonarse de granjas eólicas.

A pocos kilómetros de Moline, en el estado de Illinois, Elmer y Pearl Rhoads (un matrimonio que promedia los 70 años de edad) tienen un campo de 100 hectáreas. Como la mayor parte de los "farmers", viven en el campo, y sus ingresos apenas les permiten sobrevivir. Por eso recibieron con los brazos abiertos la propuesta de una generadora eléctrica: 1.500 dólares anuales por cada molino que permitieran instalar. Para una explotación eficiente, se necesitan unas 20 hectáreas para cada molino. Así que cabían cinco unidades. "Firmamos, y hoy tenemos 7.500 dólares más por año sin hacer nada", dice Earl. ¿Inconvenientes? "Ninguno, no interfiere para nada con la agricultura ni afectan la vida silvestre".

Pero cinco molinos no son suficientes para crear una granja. Por eso salieron a convencer a los vecinos. Casi todos agarraron viaje, y hoy cobran peaje por el viento que mueve una usina de 65 molinos en una superficie de 1.500 hectáreas. Cada uno genera 1,2 Megawatts, así que en conjunto llegan a 80 Megawatts, la décima parte de El Chocón. La torre mide 40 metros, y las aspas tienen una envergadura de 25 metros. Son españoles, cuestan dos millones de dólares cada uno, y la inversión la hace la usina. Los Rhoads sólo deben permitir que entren los técnicos de mantenimiento.

Una planta transformadora los conecta a la línea eléctrica que pasa por el lugar. Por eso otro requisito para poder levantar una planta es que por allí pase una línea de alta tensión.

Esto recién empieza. Sólo en el estado de Illinois hay 16 proyectos en marcha. John Deere Credit, brazo financiero de Deere & Company (la mayor fábrica de maquinaria agrícola del mundo), acaba de celebrar un acuerdo con la Iowa Farm Bureau —la organización de los productores— para ayudarlos a evaluar la instalación de granjas eólicas. Y pretende financiar su construcción, que también recibe crecientes estímulos oficiales.

A pesar de que el presidente George Bush no firmó el protocolo de Kyoto, que obliga a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, Estados Unidos está dando gran impulso a las fuentes de energía limpia. Las consecuencias devastadoras de Kathrina se convertirán inexorablemente en nuevos incentivos para las usinas eólicas y los biocombustibles. Los "farmers" se están beneficiando con estos nuevos desarrollos, que ya son una realidad: el 10% del maíz se destina a alcohol, que se mezcla con la nafta. De la soja se obtiene el biodiesel. Frutos del sol, la tierra y la lluvia. Sólo faltaba aprovechar el viento, una nueva fuente de recursos para los chacareros del norte, amenazados por la arrasadora competencia agrícola de los países sudamericanos.

Temas en esta nota