Ophelia se debilitó y se convirtió en tormenta tropical

El huracán ahora amenaza algunas áreas de la región de Nueva Inglaterra, en el noreste de los EE.UU. Recomendaron a los residentes tomar medidas de precaución.

Por
16deSeptiembrede2005a las08:16

(EFE) - El huracán Ophelia, debilitado hasta quedar convertido en una tormenta tropical, amenaza ahora algunas áreas de la región de Nueva Inglaterra, en el noreste de EEUU, informó hoy el Centro Nacional de Huracanes.

En un boletín, el Centro alerta que Ophelia puede afectar entre la noche del viernes y el sábado el sureste de Massachusetts, así como la costa sureste de Rhode Island, y recomienda a sus habitantes que tomen medidas de precaución.

Se mantiene bajo vigilancia toda el área desde Point Judith, en Rhode Island, hasta Plymouth, en Massachusetts, con "especial atención" en las zonas de Cabo Cod, la isla de Martha''s Vineyard y Nantucket, todas ellas áreas vacacionales.

Pero su llegada al área será en condiciones mucho más suaves que las que afectaron a Carolina del Norte en los últimos dos días, cuando sus vientos superaron los 130 kilómetros por hora.

En esta ocasión, se calcula que Ophelia llegará con vientos en torno a los 65 kilómetros por hora.

Ophelia, el primer huracán que llegó a las costas estadounidenses desde que el paso de Katrina, el 29 de agosto, dejó casi 800 muertos y un millón de desplazados en Luisiana, Misisipi y Alabama, inundó distintas áreas costeras de Carolina del Norte durante dos días.

Si el miércoles sus vientos habían alcanzado los 137 kilómetros por hora, hoy se redujeron a 112 kilómetros.

Está previsto que la tormenta tropical, cuyo centro se encuentra frente al cabo Hatteras de Carolina del Norte, cerca de la frontera con el estado de Virginia, continúe rumbo hacia el norte, en paralelo con la costa estadounidense.

Sus vientos derribaron árboles y tendidos eléctricos a su paso, y sus nubes descargaron hasta 305 milímetros de agua en algunas zonas.

Más de 80.000 viviendas particulares y negocios estaban sin electricidad hoy por la mañana en Carolina del Norte.

El gobernador de ese estado, Mike Easley, indicó en una rueda de prensa que han ocurrido algunas inundaciones, pero la virulencia del huracán fue menor que la temida inicialmente.

Easley había implorado el miércoles a los residentes de zonas bajas del estado que evacuasen sus viviendas, ya que se esperaba que el ojo del huracán tocase tierra a las ocho de la noche, hora local.

Sin embargo, el ciclón, de una categoría uno en la Escala Saffir-Simpson, cambió ligeramente de rumbo y su centro se mantuvo sobre el océano.

Temas en esta nota