Estudian avances en el agro del NOA.

En los últimos 15 años, la región del NOA experimenta un aumento de la producción de granos cercano a 400%...

21deSeptiembrede2005a las08:37

En los últimos 15 años, la región del NOA experimenta un aumento de la producción de granos cercano a 400%, acompañado en gran medida por la expansión del área sembrada. La proporción de los cultivos también fue fuertemente modificada en ese período, dominado por la expansión de la soja. El grupo CREA se reunió en un congreso zonal para debatir y compartir experiencias acerca de las principales problemáticas que afectan a los productores de las provincias del NOA.

En la actualidad, 70% del área sembrada en las provincias del NOA corresponde a este cultivo. Los grupos CREA de la región no fueron ajenos a ese proceso. Hoy, la producción de granos representa la actividad principal para seis de los ocho grupos que forman parte del movimiento en el NOA. Entre ellos, el cultivo de soja totaliza casi 150.000 hectáreas, lo que equivale a 7% del total de la oleaginosa cultivada en Salta, a 30% del de Tucumán, a 27% del de Catamarca y casi a 30% de la soja del oeste de Santiago del Estero.

Las profundas transformaciones del escenario agrícola de la Argentina fueron acompañadas por cambios en el paisaje y por la intensificación de las tecnologías de los cultivos. Desde el punto de vista ecológico, sobresalen su impacto sobre el ambiente debido a la expansión de la agricultura sobre áreas marginales; la reducción de la superficie bajo pastizal, monte natural o pradera; el empobrecimiento de los suelos, y la reducción de la diversidad planificada de cultivos.

• Los ejes de la sustentabilidad

«Los sistemas sustentables son aquellos que permiten proteger la integridad de los recursos naturales, que son rentables para el productor y socialmente aceptables para contribuir al crecimiento económico y el bienestar de la sociedad», según explicó Emilio Satorre, técnico del área de Tecnología de AACREA.

De acuerdo con esta definición, las empresas sustentables desarrollan sus actividades en un marco que integra un universo de viabilidad ecológica (orientado al mantenimiento o mejora de los recursos naturales), uno de viabilidad económica (orientado al mantenimiento o mejora del resultado de la empresa) y uno de viabilidad social (destinado a mejorar las comunidades o las sociedades en las que se integra la empresa).

Al mismo tiempo, se mecanizaron las labores del campo y se automatizaron los procesos industriales, lo cual generó la expulsión de una gran cantidad de obreros y productores, en busca de un producto más rentable.

«No hace muchos años se plantaban en Tucumán una 250.000 hectáreas con caña de azúcar y había aproximadamente 15.000 cañeros. Luego, en el censo de 1988, ya éramos 10.000 y hoy, con los datos de 2002, parece que somos sólo 5.000 cañeros y la superficie cultivada es de 185.000 hectáreas», advirtió Otto Gramajo, miembro del CREA San Patricio.

La citricultura es la segunda actividad económica social en importancia de la provincia y genera unos 50.000 puestos de trabajo en la época pico de actividad, entre las tareas de cosecha y empaques, además del personal de quintas. En los últimos años se observó un importante crecimiento en el volumen producido, que permitió ubicar a la provincia como primer productor mundial de limones.

Los ejes del negocio son la producción y la exportación de fruta fresca y la industrialización para la producción de jugos cítricos, aceites esenciales y cáscara deshidratada. La mayor parte de los productos industrializados se exportan a los países europeos, EE.UU. y Japón. No obstante, «en comparación con el resto de los países productores de limón, el NOA y la Argentina en general están por debajo de todos los indicadores de competitividad», alertó Gastón Guerineau, miembro del CREA La Armonía.

«Desde el punto de vista económico y del negocio, la

Temas en esta nota