Se cosechó en Tulumba el primer lote de trigo.

Un día antes del comienzo “oficial” de la primavera, se cosechó en el norte provincial el primer lote de trigo de la provincia.

Por
23deSeptiembrede2005a las09:30

Un día antes del comienzo “oficial” de la primavera, se cosechó en el norte provincial el primer lote de trigo de la provincia. La zafra se realizó en la estancia La Maza, de Ángel Pantanetti e hijos, ubicada en el camino que une Santa Elena con Sebastián Elcano, en el departamento Tulumba.

El lote cosechado abarca 55 hectáreas, con un antecedente de soja que fue levantada en marzo pasado. El trigo que se sembró fue una variedad de ciclo intermedio, a razón de 95 kilos de semilla por hectárea, que se fertilizó con 60 kilos de urea al momento de la implantación.

El rendimiento, en tanto, si se toma un promedio de las áreas pastoreadas y no pastoreadas, se ubicó en 23 quintales por hectárea, es decir, por encima del promedio provincial que el cultivo logró en la campaña anterior (2.250 kilos).

“El rendimiento es más que interesante para un año con las características del presente, en el que las lluvias han sido escasas”, manifestó Pantanetti.

Evolución

De acuerdo al informe elaborado por León Murúa, del Inta Jesús María, la densidad de plantas nacidas estuvo acorde a la siembra realizada, con un escenario de 220 brotes en evolución por metro cuadrado. La humedad disponible al momento de la siembra, y la recibida durante el ciclo (70 milímetros de agua), determinaron que cada planta tuviera de dos a tres macollos fértiles.

En virtud de ese estado, y ante la necesidad de pastoreo en el establecimiento, se ofreció al ganado la mitad del lote, aunque sin dañar demasiado la zona de macollaje. Ese tratamiento quedó plasmado en el recorrido posterior del lote, ya que se notó el mejor estado, altura y llenado de espigas en el área no pastoreada.

Los propietarios del campo aseguraron que el cultivo no necesitó herbicidas ni fungicidas, ya que la sanidad fue excepcional. Al momento de la cosecha, la humedad estaba en 16 por ciento, con presencia de algunos granos a medio madurar, por lo que se inyectará aire seco y frío a la masa del silo.

Caída

A nivel provincial, y según el relevamiento definitivo realizado por la Secretaría de Agricultura, el área sembrada con trigo llegó a 731 mil hectáreas, es decir, un 27,9 por ciento menos que la campaña anterior.

Además, se trata de la caída más fuerte desde 1999, cuando el área cultivada fue de 731.350 hectáreas, tras lo cual comenzó a repuntar. El pico más alto se logró en la campaña 2001/2002, con 1.074.100 hectáreas, mientras que el año pasado se sembraron 1.013.700 hectáreas.

Las estimaciones preliminares apuntan a que la abrupta disminución del área de siembra, sumada a una posible baja en la productividad (el rinde promedio estaría por debajo del alcanzado el año pasado), podría generar una pérdida de 92 millones de dólares en comparación con la anterior cosecha triguera.

De acuerdo a los datos finales de la campaña 2004/2005, el trigo aportó en Córdoba una producción de 2.280.825 toneladas, por un valor bruto de 314,7 millones de dólares. Pero este año, las alteraciones en el costo de oportunidad y la falta de lluvias al momento de la implantación (la mayoría de los suelos careció de la humedad edáfica ideal) perjudicó al cultivo.

Además, la ausencia de precipitaciones importantes durante el ciclo obligó a muchos productores a destinar lotes completos para la alimentación de sus animales.

Temas en esta nota