Los chinos, cerca del Belgrano Cargas.

Sideco y la china Sanhe Hopefull aspiran a quedarse con el 73% de la compañía.

Por
26deSeptiembrede2005a las08:52

Si todo marcha como prevén los socios locales y no se cruza ningún obstáculo en la vía, esta semana quedará definida la incorporación del hólding chino Sanhe Hopefull Grain & Oil al nuevo consorcio privado que busca quedarse con el control del ferrocarril Belgrano Cargas.

Se trata del grupo que lidera Franco Macri, quien logró firmar un acuerdo de exclusividad con la Unión Ferroviaria (UF) —el gremio que controla actualmente la empresa— para adquirir en un plazo de seis meses el paquete mayoritario del ferrocarril carguero, que es vital para las provincias del Norte.

Ayer aterrizó en Ezeiza Shi Kerong, el titular del hólding chino, quien se trajo una delegación de diez contadores y técnicos ferroviarios para recorrer los principales ramales del Belgrano y cerrar los últimos detalles de la sociedad que compartirá con la empresa Sideco.

El grupo que maneja Shi Kerong —quien fue elegido como uno de los empresarios asiáticos del año— posee varias compañías que se dedican básicamente a la producción e importación de alimentos y a la ejecución de obras de infraestructura. Factura más de 2.000 millones de dólares por año y ahora busca extender sus negocios al Mercosur, de donde prevé abastecer de alimentos y productos agrícolas a los mercados de China y Asia.

La comitiva china se trasladará mañana a Salta para mantener una reunión con las autoridades provinciales de toda la región del NOA. Junto con los socios locales, los chinos tienen previsto recorrer los ramales troncales de la línea y llegar hasta la localidad chilena de Antofagasta para visitar el puerto de Mejillones, por donde se embarcan buena parte de los productos que transporta el Belgrano.

Además de la terminal portuaria trasandina, el proyecto de reactivación del Belgrano que impulsa este grupo privado prevé canalizar las cargas hacia los puertos que se encuentran en Formosa, Chaco, Santa Fe y Buenos Aires.

Antes de regresar a China, la comitiva empresaria tiene previsto reunirse con el ministro de Planificación, Julio de Vido, para analizar el avance de la operación, que luego deberá ser aprobada por el Estado.

Según el esquema en juego, Macri y el grupo chino accederían al control del 73% del Belgrano Cargas. La recomposición accionaria dejaría al sindicato de la UF con el 15%, mientras que el Estado pasaría a tener el 12% restante de las acciones.

El cambio de manos en el ferrocarril carguero, que recorre 13 provincias y llega hasta Chile y Bolivia, comenzará a tomar forma dentro de 60 días, una vez que concluya la auditoría técnica y contable que pondrá sobre el tapete la real situación de la firma.

El plan del consorcio argentino-chino para reactivar el Belgrano promete elevar las cargas transportadas de 800.000 toneladas a algo más de 4 millones en un plazo de tres años.

Para alcanzar ese objetivo, el ferrocarril debería recibir —entre las obras comprometidas por el Estado y las que efectuará el nuevo concesionario— una inversión no inferior a los 1.000 millones de pesos en el período que va del 2006 al 2010.

Temas en esta nota