Granos: máxima tensión en el Golfo de México.

Prevén problemas de logística y mayores costos.

Por
26deSeptiembrede2005a las09:40

En estos momentos, la zona del Golfo de México se está enfrentando al segundo huracán más grande de los últimos tiempos. Luego del paso de Katrina, ahora es el turno del huracán Rita. En ambos casos, el principal daño, además de la pérdida de vidas y el quebranto económico, radica en que la zona afectada es la boca de salida de los productos de exportación de los Estados Unidos.

El mercado mundial fija sus precios a partir de las cotizaciones sobre el FOB Golfo de México, y éste es el principal factor que impacta directamente sobre el mercado mundial. En el caso de la soja y del maíz, la cosecha recién está comenzando, con un 10/12% ya levantado en ambos cultivos. Por otra parte, la temporada de exportaciones de ambos productos comienza a partir de mediados del mes próximo.

Es por este motivo que el mercado no ha tomado todavía en cuenta el potencial retraso que pudiera ocurrir en el ritmo de las exportaciones estadounidenses por el daño que podría causar Rita. Sí se sabe que Katrina perjudicó varios elevadores portuarios, comprometiendo las tareas de embarque en 15 puertos de Louisiana y un puerto de Alabama.

Y el efecto alcista de los precios sobre el FOB Golfo se ha visto reflejado en el mercado de trigo estadounidense, en plena temporada de exportación.

En los momentos posteriores al Katrina, el efecto fue bajista para los precios FOB del trigo, pero en ese momento no había comenzado todavía la temporada de exportaciones. Ahora hay que cumplir contratos de ventas y embarques para la posición septiembre y octubre y, ante la incertidumbre del próximo huracán que se aproxima, el mercado de trigo ha comenzado a subir en forma constante durante toda esta semana. El mercado ha superado la barrera de los US$ 170, mientras que antes del huracán Katrina el cereal se ubicaba en torno de los US$ 160.

En esta suba del trigo tuvieron mucho que ver los problemas de logística que se han producido en los principales puertos de embarque del Golfo.

Esta semana se evidenció nuevamente una suba en los precios del barril de petróleo, tocando los máximos a valor nominal, y no hay dudas que más tarde o más temprano esta suba tendrá impacto sobre toda la cadena de costos de producción en los Estados Unidos.

Los márgenes del negocio agrícola se van a reducir en 2006 como consecuencia de este aumento en todos los costos de producción, elaboración y transacción. Además, el mundo verá resentida la oferta de productos estadounidenses, al menos en forma temporaria, hasta que la operatividad de los puertos del Golfo vuelva a su ritmo normal.

Demanda adicional

Hasta que ello suceda tendremos una demanda adicional para los productos agrícolas de Brasil y de la Argentina, hecho que ya se está produciendo y se puede apreciar muy bien en las exportaciones récord de poroto de soja y todo su complejo (aceite y harina de soja) en los dos principales países exportadores.

Por el momento habrá que esperar la evolución del huracán Rita y su impacto sobre los puertos del Golfo para poder predecir lo que puede llegar a pasar con los precios del maíz y de la soja, no solamente en el mercado estadounidense sino en el resto del mundo.

Hoy los operadores de Chicago están convencidos de obtener la segunda cosecha récord de maíz y de soja anunciadas por el USDA, pero luego deberán preocuparse por la logística de los puertos de exportación estadounidenses.

Temas en esta nota