El precio de campos para siembra aumentó un 25 por ciento.

La rentabilidad del sector agropecuario impulsó la revalorización de los terrenos y generó un creciente negocio inmobiliario...

Por
28deSeptiembrede2005a las08:42

Las escasas alternativas de inversión financiera y la buena rentabilidad del sector agropecuario, provocaron una revalorización de los campos, con incrementos en los precios que alcanzaron el 25 por ciento, según estimaron especialistas del mercado inmobiliario.

En ese contexto, el presidente de Compañía Argentina de Tierras (CAT), Cristian Beláustegui, aseguró a DyN que "hay una burbuja en el sistema inmobiliario donde existen valores muy altos que tienen un refugio de capital inmediato".

Por su parte, el titular de la firma Nordheimer Negocios Inmobiliarios, Pedro Nordheimer, consideró que los incrementos de los precios se debe "a la buena rentabilidad del campo, a las pocas alternativas de inversión, a la desconfianza de la gente para depositar dinero en los bancos, y a que el dólar no tiene un valor constante".

En cuanto a los efectos de la post-convertibilidad, Nordheimer destacó a DyN que fue "positiva porque los precios de los insumos no subieron, del mismo modo que los granos, y los egresos se mantuvieron estables".

Asimismo, remarcó las "buenas expectativas" de la evolución de los precios ya que "a pesar de las subas se van a mantener estables hasta fin de año".

Según coincidieron los especialistas consultados por DyN, los incrementos en la región agrícola núcleo, como Pergamino, Colón, Rojas, rondaron entre el 15 y 25 por ciento, al tiempo que en las zonas ganaderas se registraron alzas del 10 por ciento con respecto al año pasado.

En tanto, el ingeniero agrónomo de la consultora Reporte Inmobiliario, Enrique Cortolletti, puntualizó a DyN que hubo un incremento del 60 por ciento desde 2001 hasta la actualidad.

Con respecto a los valores, Cortolletti detalló que "los campos de cría poseen un precio de 900 a 1200 dólares, en el 2004 estaban 800 a 900 dólares y en la preconvertibilidad rondaban los 600 a 500 dólares por hectárea".

"Los precios de campos maiceros, que en su mayoría se encuentran en la pampa húmeda, están en 6.000 a 8.000 dólares la hectárea, hace un año valían 5.000 dólares, y tras la salida de la convertibilidad el valor era 4.000 dólares por hectárea", estimó.

Asimismo, el ingeniero señaló que "los de invernada tienen un valor de 2.000 a 2.500 dólares/ha, hace un año estaban 1.800 a 2.000 dólares/ha, y antes de la salida de la convertibilidad rondaban los 1.200 dólares/ha".

Por su parte, el representante de CAT afirmó que "en términos generales y según la categoría, los campos han vuelto a subir sobre todo en la pampa húmeda", y agregó que "el incremento fue de entre un 15 y 25 por ciento respecto al año pasado".

En ese sentido, Beláustegui destacó que "en la época del 1 a 1 hubo un pico de precios a fines del año 98, hoy estamos en las zonas centrales un 30 por ciento por encima de estos picos máximos".

Y consideró que "inicialmente el motivo del aumento fue un refugio de capital, en la pos crisis hubo una muy buena rentabilidad en el sector agrícola".

"La competitividad de producción y la falta de inversiones alternativas provocaron los incrementos de precios", dijo, y agregó que "el precio de la tierra va de la mano del crecimiento del país, cuando la economía está funcionando la gente se lanza más a comprar campos".

Por su parte, el ingeniero agrónomo Cortelletti atribuyó las subas de los precios de los campos a "las pocas alternativas de inversión, la competitividad de producción, y a que los precios de las commodities se han mantenido en niveles altos".

Temas en esta nota