El maíz se extraña en Pergamino

Hace pocos días terminó la exposición de la Sociedad Rural de Pergamino...

Por
01deOctubrede2005a las05:33

Hace pocos días terminó la exposición de la Sociedad Rural de Pergamino, con muchos expositores y con la alegría de las colectividades. Pero yo, que participé ya en muchos de estos eventos, notaba que algo faltaba. Y ese algo eran las corridas de todos los productores por la siembra de maíz.

Hoy en Pergamino el maíz, el cultivo más arraigado en la zona, está casi ausente. Recuerdo una nota en que se lo citaba como un cultivo ornamental. Todos sabemos de las bondades de la rotación, pero el maíz y el trigo casi no se siembran, porque la soja ocupa toda la superficie que puede ocupar y algo más.

Esto no es un capricho, todos los cultivos en la zona se manejan con alta tecnología, y esto implica el uso de fertilizantes. La urea, que hace pocos años costaba menos de tres toneladas de maíz, hoy cuesta más de seis.

Todos los insumos aumentaron y, al decir de muchos, sembrar maíz es perder plata. Qué lejos quedaron los años en que se podía rotar con maíz y con pasturas.

Pero el no estar preocupados por la siembra de maíz, no quiere decir que otros problemas no hayan llegado para seguir manteniendo el entrecejo arrugado de muchos productores.

Motivos de preocupación

Ahora son las cartas del Inase, de los criaderos, y la amenaza siempre presente de un embargo por parte de Monsanto. El conflicto de las semillas nos afecta a todos, y lo peor es que no se sabe cómo actuar. Quien está dispuesto a pagar por la tecnología no sabe si cumplir con el Inase o con los criaderos, mediante el pago de las regalías extendidas. Pero queda la duda que después de todo esto, logre Monsanto cumplir sus amenazas y tengamos que pagar nuevamente con una quita en el precio de cosecha.

Difícil situación la de la producción, que a días de la siembra de soja, no sabe cómo cumplir con el pago de las regalías.

La AFIP aportó en este último tiempo otro motivo de preocupación, sacando del registro de productores de granos a muchos contribuyentes por razones formales. No es poca cosa conseguir la documentación para volver a figurar en dicho registro.

Por ello, terminada la exposición rural y habiendo sacado de ella más que nada el sentir y las necesidades de tantos productores amigos, reflexiono y pienso qué linda era la época en que la única preocupación era si llovía o no para la siembra de maíz.

Los productores queremos pagar lo que nos corresponde, pero no vamos a tolerar tantas "avivadas". Otra vez, como pasa siempre en nuestro país, todos quieren sacar provecho del campo, y el productor aguanta y aguanta, hasta que llegue una nueva crisis para el sector.

Por Roberto Campi.

El autor es el presidente de la Sociedad Rural de Pergamino.

Temas en esta nota