El camino para erradicar el subdesarrollo rural

La ayuda empieza en casa

Por
03deOctubrede2005a las09:24

La ayuda empieza en casa

En América latina los proyectos paternalistas de erradicación de la pobreza rural han sido y siguen siendo una sucesión de fracasos. Entre otras razones, porque parten del supuesto equivocado de que la principal causa de la pobreza de los agricultores es la insuficiencia de sus recursos materiales y financieros. No estoy de acuerdo con ese diagnóstico.

Los proyectos de desarrollo rural recién tendrán éxito después que proporcionen a los afectados por el subdesarrollo, en primerísimo lugar, el saber y el saber hacer para que puedan actuar como constructores del desarrollo (personal, familiar, comunitario, municipal, etc.). Así, estos pobres, quienes actualmente hacen parte del problema, pasarán a hacer parte de la solución. En los países más ricos del mundo, sus gobiernos están siendo obligados a reducir, drásticamente, las ayudas paternalistas que durante mucho tiempo concedieron a sus ciudadanos, porque sus presupuestos sencillamente ya no soportan financiar ayudas tan generosas.

Si los países ricos están haciéndolo, con muchísima más razón tendrán que hacerlo los gobiernos de los empobrecidos y endeudados países latinoamericanos. Inexorablemente, tendrán que priorizar el "empoderamiento" de los ciudadanos y convocarlos para que ellos mismos -en forma individual y grupal-solucionen algunos de sus problemas y también generen ingresos adicionales con los cuales puedan pagar a las empresas privadas para que éstas les proporcionen los servicios que los gobiernos no están en condiciones de ofrecerles.

 

Temas en esta nota