Interviene Campos en Europa por las regalías en semilla.

Termina una semana muy movida en la disputa por las regalías en soja...

Por
07deOctubrede2005a las08:00

Termina una semana muy movida en la disputa por las regalías en soja. A la propuesta de una entidad de productores (Coninagro) se sumaron una solicitada de los obtentores y semilleros ( ARPOVASA) y, ayer, el secretario de Agricultura, Miguel Campos, que mantuvo una reunión con la comisaria de Agricultura y Desarrollo Rural de la Unión Europea, Mariann Fisher Boel, a quien «brindó los elementos jurídicos a favor de la posición del gobierno argentino con respecto al no alcance de la patente de Monsanto sobre los productos derivados de la soja RR que se exportan a territorio europeo», según dijeron en un comunicado.

Mientras Coninagro propone un sistema «mixto» que incluye un pago del «canon tecnológico» de «hasta un dólar por tonelada», cuando el agricultor compra las semillas o cuando vende los granos, ASA y ARPOV, se inclinanpor un mecanismo que asegure la percepción de la regalía en la venta del insumo.

Lo cierto es que se busca una alternativa que evite complicaciones en el comercio.

• Gestiones

Campos, por su parte, fue acompañado por el embajador argentino ante la Unión Europea, Jorge Remes Lenicov, según el informe oficial. El titular de la cartera agropecuaria enfatizó -vía comunicado de prensa- que «los productos argentinos que llegan a Europa no están alcanzados por la patente de Monsanto en territorio europeo, dado que la directiva europea sobre biotecnología (EC 98/44) establece que la protección se extiende a toda materia a la que se incorpore el producto y en la que se contenga y ejerza su función la información genética.El grano y la harina de soja exportados están totalmente excluidos del alcance de la patente».

ASA y ARPOV, en tanto, manifestaron en la Argentina: «En la actual etapa de transición y atentos a las propuestas de la SAGPyA, estamos colaborando y participando de las instituciones en que estamos representados para aportar el máximo de nuestro esfuerzo en la búsqueda de la mejor solución».

Y reclaman que se contemple la compra de semilla fiscalizada como punto de partida. El pago de todas las tecnologías que ésta contenga permitiría el uso propio gratuito, considerando la «excepción al agricultor» e incluyendo como beneficiarios a los pequeños agricultores inscriptos en un registro en el INASE y la reglamentación del uso propio oneroso, a fin de retribuir, de este modo, a los obtentores por sus creaciones. 

Temas en esta nota