Trigo, con buen precio para mayo. Flavia Rossi de fyo.com

La región núcleo triguera está mejorando gracias a la reciente recarga de humedad, aunque los riesgos de las heladas tardías se mantienen latentes.

Por
07deOctubrede2005a las08:39

La región núcleo triguera está mejorando gracias a la reciente recarga de humedad, aunque los riesgos de las heladas tardías se mantienen latentes.

Si tomamos el rinde promedio de los últimos cinco años (24,5 quintales por hectárea) y si suponemos que el 97 por ciento del área sembrada puede ser cosechada, la producción de la campaña 2005/06 apenas superaría los 12 millones de toneladas. El Usda proyecta 12,5 millones de toneladas.

Si suponemos que, aproximadamente, un millón de toneladas de trigo viejo pasará a la campaña 2004/05, la oferta total llegará a 13 millones de toneladas. Aún si los rindes son moderadamente mayores al promedio la producción será muy distinta a los 16 millones o más de este año.

Los 13 (ó 13,5) millones de toneladas que habrá disponibles en la campaña tendrán que abastecer al consumo interno (como mínimo 5,5 millones de toneladas entre molinería, forraje y semillas), lo que deja poco más de siete millones de toneladas para vender al exterior. El remanente pasaría a recomponer stocks finales.

Este potencial de exportaciones es compatible con la nueva estimación de Agricultura de la Nación y próxima a los 7,5 millones que sostiene el Usda. Sin embargo, todavía muy superior a los 6,2 millones de toneladas colocadas en el ciclo 2002/03 cuando se levantaron 12,3 millones de toneladas.

Escenario

Frente a esta nueva situación, ¿cómo será el clima de negocios? Brasil siempre presente. Conviene recordar, una vez más, que es Brasil el principal comprador de nuestro trigo, aún cuando la proporción cayó durante los últimos años. Del 81 por ciento en la campaña 2002/03 a 36 por ciento en la actualidad.

A pesar de esto, la participación seguirá firme el próximo año. Así lo sugiere la Conab al estimar que entre el 90 y 95 por ciento de los 5 millones ó 5,5 millones toneladas que importarán durante el ciclo 2005/06 provendrá de puertos argentinos. Supongamos que, en el peor de los casos, las compras terminan sumando 4,5 millones de toneladas; eso implicaría que aproximadamente 2,5 millones de toneladas quedarían para ser colocadas en terceros países.

Durante los primeros meses de este año, el dinamismo fue muy bueno pero pasaron dos meses sin novedades. Se acumulan compromisos por 110 mil toneladas que muestran un gran retraso respecto a las 243 mil toneladas de un año atrás.

Pero, lentamente, las operaciones se están reactivando, lo que permite que los precios a cosecha vuelvan a superar los 100 dólares en el Término de Buenos Aires.

Los pases que se están pagando son muy buenos. Por ejemplo, retener el trigo nuevo hasta mayo implica un pase de ocho dólares, lo que marca un récord en relación con los últimos años. En octubre de 2004 fue de 6,6 dólares.

El pase actual es mayor incluso al de 2002 –6,9 dólares– cuando la producción fue de 12,3 millones de toneladas y se exportaron apenas algo más de 6 millones de toneladas.

Si bien los niveles actuales de precios todavía no alcanzan para satisfacer a los productores de las zonas más castigadas, la buena noticia es que los valores están recuperándose. El saldo exportable será reducido haciendo probable que la presión estacional sea menor. Minimizar lo que se venderá en cosecha y aprovechar los pases actuales es una buena alternativa.

Temas en esta nota