Control de vaca loca en EE.UU.

El USDA realizará exámenes en 20.000 vacas sanas, aunque de edad riesgosa...

08deOctubrede2005a las07:07

Washington- El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, en su siglas en inglés) dijo que comenzará a examinar 20.000 vacas cuyos propietarios ofrecieron voluntariamente para el programa de vigilancia de la enfermedad de "la vaca loca". "No hemos puesto aún una fecha", para comenzar los análisis, dijo Jim Rogers, vocero del Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal del USDA. "Aún estamos haciendo los arreglos finales", agregó.

El programa de análisis mejorado terminará a fines de diciembre próximo. El análisis voluntario del ganado sano será completado antes. El USDA dijo analizará a los animales tomando una muestra del cerebro en el matadero.

El cerebro está definido como un material de riesgo específico que puede transmitir la enfermedad de las vacas locas y debe ser extraído del ganado de 30 meses o más, antes del sacrificio. La agencia no ha determinado si los productores serán compensados por participar. En Estados Unidos, el 1° de julio pasado, había alrededor de 105 millones de cabezas de ganado, de acuerdo con los datos del USDA. "Ciertamente, no esperamos encontrar (vacas locas) en los 20.000 animales clínicamente normales", agregó.

El descubrimiento

Luego del descubrimiento del primer caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en diciembre de 2003, el USDA incrementó el número de ganado analizado para la enfermedad que daña el cerebro.

La mayor parte del ganado evaluado por el programa mejorado han sido animales en riesgo: ganado viejo condenado al sacrificio, demasiado enfermo o herido como para caminar, o mostraba signos de trastornos del sistema nervioso central.

Desde el 1° de junio de 2004, Estados Unidos ha tomado muestras de casi 500.000 cerebros de animales que se consideraban en mayor riesgo y halló un caso adicional en una vaca de Texas de 12 años.

El USDA ha estado bajo presión del Congreso para comenzar a analizar ganado sano, a pesar de las protestas de algunos funcionarios del gobierno que arguyen que constituye una pérdida de tiempo y dinero.

Los senadores demócratas Dick Durbin y Tom Harkin enviaron una carta al secretario del USDA, Mike Johanns, en julio último, en la que preguntaban por qué la agencia no había comenzado a analizar 20.000 vacas sanas como había prometido. Un asistente de la comisión de agricultura del Senado dijo que Harkin estaba complacido porque el USDA estaba avanzando hacia la realización de los análisis.

"Se ha hallado que este tipo de ganado es proclive a la enfermedad de las «vacas locas» en otros países y es vital que lo analicen", dijo el asistente. "Harkin cree que el régimen de pruebas del USDA necesita expandirse más para incluir mayores números", agregó.

Los animales sanos serán seleccionados de los 40 frigoríficos norteamericanos que manejan al 86 por ciento de la carne procesada al año para consumo humano en los Estado Unidos. Los restos serán retenidos y no se permitirá que ingresen en la cadena alimentaria hasta que los resultados de los análisis demuestren que las pruebas dieron un resultado negativo, informó el USDA.

Apertura en Japón

Por otra parte, el gobierno de Japón sugirió que el embargo sobre la importación de la carne vacuna norteamericana podría ser levantado en diciembre próximo, para zanjar así una de las pocas cuestiones que enturbian las relaciones entre ese país y los Estados Unidos.

El ministro japonés, Hiroyuki Hosoda, señaló que las posibilidades de reapertura del mercado nipón son "prometedoras", después de que el comité independiente encargado de estudiar esta prohibición anticipara un informe muy positivo.

El presidente de ese grupo de expertos, Yasuhiro Yoshikawa, afirmó que la posibilidad de que ingresen en Japón reses u órganos infectados con la enfermedad de las vacas loca

Temas en esta nota