Un ciclo con bajos precios para el maíz.

Al final llovió y voy a completar la siembra de 120 hectáreas de maíz, pero estoy muy poco convencido de que haré un buen negocio en la campaña 2005/2006, se quejó un productor de Rojas...

Por
08deOctubrede2005a las07:08

"Al final llovió y voy a completar la siembra de 120 hectáreas de maíz, pero estoy muy poco convencido de que haré un buen negocio en la campaña 2005/2006", se quejó un productor de Rojas, en diálogo con su proveedor de insumos agrícolas.

Con la campaña ya avanzada, esta conducta se repite en muchas zonas y se justifica por los altos costos de implantación y los bajos precios del cereal, que obligan a obtener rindes de 7000 kilos por hectárea para cubrir los costos en campos propios y 10.000 en alquilados. Carlos Pouiller, técnico del Area de Economía de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), afirma que "el estancamiento actual de las cotizaciones está vinculado a los altos stocks de los Estados Unidos, el principal exportador mundial de maíz".

Ese país finalizará, el presente ciclo con existencias equivalentes a tres cosechas argentinas, por lo que los operadores entienden que no habría problemas para enfrentar eventuales faltantes originadas por razones climáticas.

"Finalmente, EE.UU. avanza en la recolección de unos 270 millones de toneladas, la segunda mayor cosecha de la historia. Por lo tanto, no hay motivos como para que los precios suban, al menos en el corto plazo", razona Pouiller.

A esa situación habría que sumarle la posibilidad de una propagación de la gripe aviar, que podría reducir la demanda del cereal. Con todo esto, el mercado maicero, globalmente considerado, tiene poco para ofrecer por ahora.

* * *

En la Argentina, Pouiller estima la producción 2005/2006 en 16,5 millones de toneladas, un 15 por ciento menos que el récord del año pasado. Otros analistas estiman una reducción mayor. "En muchas zonas se sembrará maíz para destinarlo exclusivamente a la producción de carne, lo que garantiza suficiente competencia entre la demanda interna y la exportación", afirma Pouiller.

"En consecuencia, si se asumen condiciones externas estables, una vez superado el período cercano a la cosecha, las cotizaciones del maíz deberían tender a tonificarse, aunque siempre acotadas por el escenario externo."

En el corto plazo, la probable aparición de Brasil como destino de exportación del maíz argentino sobre fin de año podría significar un impulso para las cotizaciones internas de la mercadería disponible. En ese destino la capacidad de pago de la exportación mejora respecto de otros ubicados fuera del Mercosur por cuestiones arancelarias y de menores costos de flete.

Temas en esta nota