Soja: apoyo del exterior a la Argentina.

Importadores le pedirán a Monsanto que retire su demanda, según dijo Campos...

Por
08deOctubrede2005a las07:12

El secretario de Agricultura, Miguel Campos, afirmó ayer que las empresas europeas importadoras de granos argentinos solicitarán a la empresa Monsanto que desista de las demandas judiciales iniciadas contra los embarques de soja argentina por el cobro de regalías del gen "roundup ready" (RR) incluido en más de un 90% de la semilla cultivada en el país.

Los compradores de soja de la Unión Europea (UE) manifestaron, según dijo Campos desde Bruselas a LA NACION, que "no cooperarán" con Monsanto en contra de la posición de la Argentina, que sostiene que la patente en Europa de esa empresa, con sede en Saint Louis, Estados Unidos, no alcanza a los productos derivados de la soja RR que se exportan a la UE. "No firmarán ningún tipo de acuerdo o contrato que proponga la empresa en Europa, porque consideran que la solución debe encontrarse en el país bajo el régimen legal argentino", agregó Campos.

El funcionario viajó el martes pasado a Bruselas para mantener reuniones con autoridades europeas y empresarios con el propósito de exponer la visión del Gobierno sobre ese conflicto, que ya lleva casi dos años de discusiones.

Ventas por US$ 2500 millones

Las exportaciones de harinas de soja y pellets a la UE representan unos 2500 millones de dólares anuales y, frente a la incertidumbre originada por los juicios de Monsanto, las firmas compradoras habían deslizado la posibilidad de realizar descuentos a la mercadería proveniente de la Argentina para cubrirse de las demandas.

"Los importadores de soja están interesados en divulgar una parte de la historia que no se conocía, como que Monsanto no patentó la variedad en la Argentina", expresó Campos. El funcionario concretó un encuentro con la comisaria europea de Agricultura, Mariann Fischer Boel, que, según Campos, se comprometió a elevar los documentos sobre prácticas monopólicas y abusivas de Monsanto, presentados por la Argentina a la dirección de defensa de la competencia europea y la DG-Sanco. "A la comisaria agrícola le sorprendió el hecho de que la empresa hubiera demorado tanto en hacer un planteo sobre regalías y se mostró preocupada por los eventuales aumentos de los precios del forraje para alimentación animal derivado de nuestra soja", dijo Campos.

Monsanto comenzó a reclamar hace casi dos años el pago de regalías en la Argentina por la soja RR, modificada genéticamente, que había sido liberada en 1996, en el marco de la actual ley de semillas, y que fue rápidamente adoptada por los productores argentinos, dado que permite bajar los costos casi en un 20 por ciento.

Por problemas en la legislación local, según argumentó Monsanto, la variedad no pudo patentarse en el país, pero la empresa cuenta con el registro en los países europeos. El mercado ilegal de semillas en la Argentina, según algunos cálculos, asciende a 1000 millones de pesos y desincentiva la inversión de las empresas en nuevas tecnologías. La compañía norteamericana señaló que en ese contexto no resulta viable presentar nuevas tecnologías en el segmento autógamas (soja y trigo), porque la resiembra de semillas propias no está limitada por la legislación nacional.

"El objetivo es que Monsanto levante los juicios en el exterior y que vuelva a buscar en el país una solución al problema por la vía institucional, con una señal clara de que no pretende cobrar regalías en esta campaña", consideró Campos.

Por Franco Varise

De la Redacción de LA NACION

Temas en esta nota