La sequía frenó la siembra

Una extensa área de alta presión cubrió durante buena parte de la semana a la zona central y norte del país.

14deOctubrede2005a las09:49

El fenómeno generó un ambiente seco, caracterizado por altas temperaturas y la presencia de viento sostenido y casi permanente.

Al promediar la semana ingresó aire frío desde la Patagonia, lo que produjo un relativo descenso térmico pero, hasta el momento de cierre del presente informe, nada de lluvia para la región.

En resumen, el período se caracterizó por ausencia de lluvias de interés para la producción agropecuaria, en tanto que las bajas temperaturas se morigeraron con el avance de los días, al tiempo que las máximas alcanzaron marcas superiores a los 30°C sobre la franja norte de la región.

En el escenario regional no se observaron progresos ni mejorías palpables; más aún, las altas temperaturas incrementaron notablemente el consumo de agua, tanto por evapotranspiración en lotes instalados, como por pérdida de humedad de suelo en barbechos destinados a siembra de grano grueso. La cuestión toma severidad al entrar buena parte de la producción de grano fino a las fases reproductivas, que marcarán en forma irreversible los futuros rendimientos de la campaña.

En la provincia

Traslasierra. Siguen ausentes las lluvias, el tiempo se mantuvo caluroso con máximas superiores a los 35 °C.

La sequía y los permanentes vientos, además de afectar a las producciones instaladas, han favorecido la proliferación de incendios de campos. En secano la actividad sigue siendo casi nula; bajo riego, la producción de papa avanza muy lentamente, las plantas comienzan a formar tubérculo, pero al tener poco desarrollo vegetativo se estaría preanunciando bajos niveles de rendimiento y pobre calidad.

Complica más aún el panorama la racionalización en la entrega de agua para riego, debido a la muy baja cota que presenta el dique.

Cruz del Eje. Tampoco ha cambiado el panorama, sigue sin llover, ascendió la temperatura y hubo viento sostenido durante la mayoría de los días del período. En consecuencia no hay repunte en la oferta de forraje por parte de los campos naturales de pastoreo.

Los niveles de agua de los diques siguen bajando y ponen en duda el inicio de la siembra del algodón. Por ahora prosigue la recolección de ajo y se encuentra en los primeros tramos la cosecha de cebolla.

Norte. Tampoco se consignan cambios, siguen ausentes las lluvias. Los trigos muestran un panorama muy heterogéneo según zonas, tecnología, clase de lotes, época de siembra y lluvias recibidas. Al recorrer el área se observan trigales bien instalados que prometen rindes aceptables, otros más pobres, y también los hay ya con daños definitivos que, a esta altura del año, son entregados para el consumo de la hacienda.

Los lotes para grano grueso se encuentran barbechados y listos para ser sembrados en cuanto lleguen las primeras lluvias. Los campos de pastoreo no muestran masa verde alguna, la hacienda ramonea y consumo forraje diferido.

San Justo. Las condiciones ambientales para las producciones agropecuarias siguen siendo desfavorables: ascendió la temperatura y no llovió. Además, el viento casi permanente enfatizó el gasto de agua.

Otro factor que incidió en forma negativa fueron las heladas. La última ocurrida el 5 de octubre ocasionó daños en trigos que se encontraban en llenado de grano y en maíces, en los cuales llegó a quemar parte de la incipiente foliación. La falta de lluvias demora la posible recuperación. En el caso del trigo, su futuro estaría casi definido y la afectación es irreversible.

Las siembras de grano grueso se encuentran frenadas a la espera de lluvias, falta completar maíz, girasol y enfatizar la de sorgo y soja.

Las alfalfas rebrotan pero en forma contenida por la falta de agua; los verdeos ya no ofrecen volumen, van encañando y espigan. Están terminando el ciclo. En síntesis, el panorama de

Temas en esta nota