Francia se abre de Europa para negociaciones agrícolas

El país galo rechazó al comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, como portavoz ante la Organización Mundial del Comercio

20deOctubrede2005a las08:21

Francia anunció su oposición a que el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, negocie sobre agricultura en la Organización Mundial de Comercio (OMC) en las sesiones de ayer y de los dos próximos días en Ginebra, ya que la Comisión Europea no pudo demostrar que respetaba su mandato.

El anuncio lo hizo el Ministerio de Agricultura en un comunicado, tras la reunión en Ginebra de un grupo técnico entre la Comisión Europea (CE) y los Estados miembros de la Unión Europea encargado de ver si la primera respetaba su mandato.

Ante la "incapacidad" de la CE para demostrar que "el mandato era respetado", Francia "no puede aceptar que el negociador comunitario evoque, en la forma que sea, el dossier agrícola en las inminentes sesiones de negociación en Ginebra" (hoy y mañana ), señala la nota del Ministerio.

Agrega que este dossier será objeto de un nuevo examen "en profundidad", a petición de Francia, en el Consejo de ministros europeos de Agricultura del próximo martes, sin perjuicio de otra reunión técnica que debería celebrarse antes de que acabe la semana próxima.

El anuncio supone una vuelta de tuerca en la pulseada que Francia mantiene con la CE, y en particular con Mandelson por sus posiciones en la OMC en las negociaciones sobre agricultura.

Previamente a la nota del Ministerio, la responsable de Comercio Exterior, Christine Lagarde, había declarado en la Cámara de los Diputados que Francia no podía apoyar las propuestas agrícolas hechas por Mandelson la semana pasada porque Bruselas no pudo demostrar que se ajustan al mandato recibido de los países miembros.

"Francia no está en condiciones de apoyar a la Comisión en las propuestas que hizo en materia agrícola", señaló Lagarde, ya que en la reunión técnica el Ejecutivo comunitario "no ha podido aportar una prueba clara y argumentada de que seguía dentro de su mandato".

Lagarde agregó que "Francia pide a la Comisión que siga con su trabajo en el terreno industrial y de los servicios, en los que no hemos obtenido resultados tangibles. También pedimos que continúe el análisis técnico", señaló.

Reiteró que está totalmente descartado que se cuestione la reforma de la Política Agraria Común (PAC) y advirtió de que "estaremos extremadamente vigilantes".

En la reunión técnica de hoy, que tuvo lugar según lo decidido ayer en el Consejo de ministros de Exteriores de la UE, se abordaron los tres principales pilares de la negociación agrícola: apoyos internos, apoyos a las exportaciones y acceso al mercado, explicó el Ministerio de Agricultura.

Sobre los apoyos internos, la Comisión reconoció que sus márgenes de maniobras eran desde ahora "muy débiles" dadas las ofertas hechas por Mandelson la semana pasada en Zúrich (Suiza), indicó Lagarde, al precisar que "una mayoría de Estados miembros comparte este análisis".

Sobre las subvenciones a las exportaciones, la Comisión dijo que quiso obtener "un paralelismo" de los esfuerzos por parte de los diferentes países desarrollados, pero indicó "implícitamente su "falta de ambición" al abogar por "el realismo", agregó.

El Ministerio recalcó que este paralelismo "es una condición sine qua non, previsto por el acuerdo marco de 2004 para el indispensable reequilibrio de las negociaciones deseado por una mayoría de los Estados" el martes en Luxemburgo.

Sobre el tema "esencial" del acceso a los mercados, en el que Francia ya había expresado su "muy fuerte inquietud", los expertos de la Comisión no han podido "convencer" a los representantes franceses, señaló.

La Comisión se ha limitado a refutar "en el plano de los principios y sin argumentación cifrada" las evaluaciones técnicas "precisas" realizadas por Francia sobre diversas prod

Temas en esta nota