Debate por cambios en la unidad económica agraria

Enfrenta a agrimensores, ingenieros agrónomos, productores, entidades, intereses, un tema de absoluta actualidad.

Por
24deOctubrede2005a las09:10

Enfrenta a agrimensores, ingenieros agrónomos, productores, entidades, intereses, un tema de absoluta actualidad. Piden que la ley en vigencia sea reemplazada por la que proponen los diputados Pividori, Lagna y Venesia.

En un debate organizado por el Colegio de Agrimensores de Santa Fe se analizaron los proyectos de ley en tratamiento en la Cámara de Diputados de la provincia para la modificación del actual régimen de unidad económica agraria. En la reunión se pidió la “inmediata derogación” de la ley 9319, que rige actualmente en esta temática, y abogados, agrimensores y fundamentalmente productores agrarios hicieron público su apoyo a la iniciativa parlamentaria que impulsan para reemplazarla los diputados José Pividori, Jorge Lagna y Laura Venesia.

Entre otras organizaciones auspiciaron la mesa redonda la Asociación de Cooperativas Argentinas, Coninagro, Sancor, Milkaut, Corenosa, Fundapaz, el Concejo Municipal de Avellaneda, la Municipalidad de Venado Tuerto y la Sociedad Rural de Rafaela y estuvieron presentes legisladores, presidentes comunales y dirigentes de cooperativas agrarias.

En primer término disertó el miembro del Instituto de Derecho Agrario del Colegio de Abogados de Santa Fe, Miguel Angel Leurino, profesor de Obligaciones y Contratos de Ciencias Económicas de la Universidad Católica de Santa Fe y productor agropecuario, quien indicó que “por más que nos pese, sobre todo a nosotros mismos, es el productor agropecuario el que debe asumir la total responsabilidad de sus actos en el ejercicio pleno de su derecho de propiedad. No hay nadie mejor que el mismo productor para poder determinar si su campo constituye una unidad económica”, aseveró.

Leurino dijo que “en no pocos casos esta legislación (el régimen de la ley 9319) induce a que un pequeño productor que trabajaba con su familia en su campo y lograba la modesta manutención de la misma se transforme en un marginal en la periferia de alguna ciudad, con lo que, después de degradarlo socialmente, hay que subsidiarlo para evitar el caos social”.

“En consecuencia –continuó–, la unidad económica en su concepto tradicional y como hasta ahora ha sido entendida no es un instrumento idóneo para encarar el futuro. Insistir en su permanencia es no querer ver, y esto sí es preocupante porque la evidencia, la realidad, indica claramente su fracaso en corregir los problemas que pretendió resolver”, finalizó el abogado especialista en derecho agrario.

Por su parte, el titular de la Comisión de Legislación del Colegio de Agrimensores, Oscar Amherdt, señaló que “no debemos olvidar que gracias a la actividad económica de los productores agropecuarios hoy podemos existir como país. Si no fuera por ellos nadie podría estar en este lugar hablando, así que es increíble que se los pretenda incapaces para determinar una conveniencia económica sobre su propiedad”.

 

Temas en esta nota