Egipto: buen comprador.

La culminación de un proyecto de irrigación permitirá a los egipcios paliar su déficit de alimentos. Mientras tanto, seguirán importando anualmente 7 M/t de trigo y 4,5 M/t de maíz...

Por
29deOctubrede2005a las06:52

El trigo junto con el maíz son fundamentales en la dieta egipcia.
 
Dado que las exportaciones argentinas a Egipto crecieron 13% en los últimos cinco años (hoy representan el 4,1% del total), es útil detenerse a analizar el perfil agroalimentario de ese país, que desde fines del año pasado pasó a ser un destino importante para el trigo local. En 2004 adquirió 380.000 t, y en lo que va de este año, casi 700.000 t, según datos oficiales de la SAGPyA.

La razón por la que Egipto es deficitario en alimentos no es la falta de tierras fértiles sino de agua. Eso motivó, en 1997, la decisión de construir el mayor proyecto de irrigación artificial del mundo. Se trata de una "megabomba", que enviará agua a un canal de 300 km de ancho. Esta obra, proyectada a 20 años, lograría que las tierras cultivables pasen de ser el 3% al 25% del total. A casi diez años de iniciada, ya permitió incorporar varios miles de hectáreas a la agricultura.

El trigo es un elemento básico en la dieta egipcia. El consumo anual per cápita (186 kg) es uno de los más altos del planeta. Eso hace que las importaciones de ese cereal lleguen a 7 M/t anuales, abastecidos en su mayoría por Estados Unidos y la UE. La producción triguera, de 6,6 M/t (2004/05). El maíz es otro producto básico. Egipto produce cerca de 6,2 M/t, insuficientes para su demanda, por lo que anualmente compra cerca de 4,5 M/t adicionales. El arroz, con el 10% de la superficie plantada, juega también un papel importante. La cosecha arrocera 2005/06 se estima en 6,2 M/t, de los cuales al menos 550.000 se exportarán. El Instituto del Arroz del Ministerio de Agricultura desarrolló en los últimos tiempos variedades con rindes promedio de 14 t/ha, 40% superiores a los habituales.

Temas en esta nota