Prevén menor dinamismo del agro en 2006

Así se desprende de un informe elaborado por el instituto IERAL de Fundación Mediterránea.

31deOctubrede2005a las08:09

Así se desprende de un informe elaborado por el instituto IERAL de Fundación Mediterránea. Según el estudio, es difícil que el próximo año se repita la excepcional coyuntura de 2005.

Para la Fundación Mediterránea, la actividad agrícola reduciría su dinámica expansiva en el 2006. Según un informe elaborado por la entidad, la actividad experimentará un menor dinamismo el próximo año debido a que resulta «difícil que se repita la excepcional coyuntura» del presente año, ciclo que exhibió un crecimiento del veinte por ciento.

Los técnicos del IERAL, centro de estudios económicos de la Mediterránea, refirieron que «de hecho, la campaña 2005/2006 arrancó con problemas con el trigo, debido a la sequía que asoló a una parte importante de la región productiva del país».

El último informe difundido por la entidad reveló que «la información que se dispone hace prever que los precios de los granos se mantendrán relativamente estables, esto puede ser hasta una noticia positiva, particularmente para la soja, donde se está previendo a nivel mundial una cosecha abundante».

Agregó además que la rentabilidad del sector «será amenazada por el lado de los costos en la campaña 2005/2006; bajo este contexto, una caída en los precios internacionales de las commodities será muy difícil de amortiguar para los productores agrícolas». Para los investigadores de la Fundación, «la actividad agrícola reduciría su dinámica expansiva en el 2006, producto de que es difícil que se repita la excepcional coyuntura del 2005 donde todos los planetas se alinearon para que el sector pudiera crecer en producción, en un solo ciclo, nada menos que un 20 por ciento». «En el caso del maíz, ya con márgenes muy reducidos, incluso negativos en explotaciones de menor productividad, el problema puede ser más grave aún».

Los especialistas mediterráneos afirmaron que las otras explotaciones agropecuarias, caso de la producción de leche y la ganadería, tienen «un panorama favorable en materia de precios y de oportunidades de mercado».

Refirieron además que la carne vacuna cuenta, dentro del conjunto de principales productos agropecuarios, con «la mejor proyección» en cuanto a la evolución de su valor en el mercado doméstico en los próximos años, circunstancia que se asocia a la creciente integración que se espera de la producción argentina con el comercio internacional.

«Con los lácteos sucede algo similar, en particular con alguno de sus productos como la leche en polvo», indica el informe.

Los mediterráneos admitieron que las actividades pecuarias enfrentan oportunidades pero también amenazas concretas en el corto plazo.

En el caso de la ganadería, el IERAL destacó que el brote de aftosa en uno de los principales Estados ganaderos de Brasil es «el factor» que hoy hay que monitorear, y estimó que si bien puede haber alguna «ganancia» del problema de Brasil, se debe advertir que «hay mucho para perder» también, en función de la debilidad que han mostrado las fronteras sanitarias argentinas para impedir el ingreso de este tipo de virus, altamente contagioso y que genera rápidamente costos económicos extraordinarios (ya que a Brasil se le cerraron 30 mercados en menos de 30 días por el problema de la aftosa).

En síntesis, la Fundación Mediterránea expresó que las actividades pecuarias están hoy en condiciones de competir con éxito y de crecer en forma importante en el comercio internacional, saben que pueden hacerlo; pero también perciben que hay una serie de variables que no controlan: cuestiones sanitarias, reglas de juego tributarias o de otra índole».

«De modificarse tienen la capacidad de afectar sustancialmente los resultados económicos de cualquier proyecto de inversión que bajo los parámetros

Temas en esta nota