Se desaceleró la inflación en octubre, pero sigue alta: 0,8%

Esta vez no fue impulsada por los alimentos, sino por indumentaria y servicios privados

04deNoviembrede2005a las08:42

Después de la fuerte suba que se había registrado en septiembre, la inflación de octubre trajo un leve alivio al Gobierno. El costo de vida en el último mes aumentó un 0,8%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), con lo que en el año llegó al 9,8%, acercándose a los dos dígitos. Por su parte, la inflación mayorista registró un alza de 1,1% y entre enero y octubre acumula un incremento del 9,6 por ciento.

La buena noticia es que, comparada con la inflación de septiembre (que había llegado al 1,2%), en octubre se produjo una importante desaceleración. Sin embargo, la mayoría de los analistas y economistas advirtió que sigue siendo un número alto, que impacta especialmente en los sectores de menores ingresos.

La suba del mes pasado fue impulsada principalmente por los aumentos en indumentaria (3,8%) y en algunos servicios privados como atención médica (1%), educación (1,7%), alquileres de vivienda (1,9%) y esparcimiento (1,7 por ciento).

Durante el último mes además se produjo un alza importante en la canasta básica de alimentos (0,5%), que se utiliza para determinar qué porcentaje de la población se ubica por debajo de la línea de indigencia. De acuerdo con los datos oficiales, ahora una familia tipo (matrimonio con dos hijos) necesita $ 378,08 mensuales para no ser considerada como indigente.

Con este resultado, la canasta básica de alimentos acumula en los primeros diez meses del año un incremento promedio de un 11,4%, superando levemente a la inflación minorista.

En este rubro, las subas de octubre fueron lideradas por las frutas (1,8%), lo que se explica por factores estacionales. Este incremento, sin embargo, fue compensado por una baja estacional en el precio de las verduras (-2,1 por ciento).

La carne también cerró a la baja (-0,3%), mientras que en el caso de los lácteos la política oficial de aumentar las retenciones no parece estar funcionando, ya que la leche en sachet y la manteca subieron un 0,7% y el yogur cremoso, el 0,9 por ciento.

En octubre también hubo un alza importante en el precio de las bebidas sin alcohol, que registraron un incremento del 0,6 por ciento. Las compañías fabricantes de gaseosas y de agua mineral señalaron que esta suba se explica por los aumentos salariales otorgados en los últimos días que impactaron en sus costos de producción.

Un caso aparte es el del pescado, que a contramano del aumento generalizado en los precios de los alimentos, en octubre registró una baja del 6,4 por ciento, favorecida por la solución del conflicto sindical que paralizaba la industria en Mar del Plata por la suspensión de tareas en la mayoría de las empresas pesqueras.

En el Gobierno explicaron que la inflación de octubre estuvo “en línea con las expectativas” y subrayaron que fue influida por factores estacionales. “Tuvimos una tasa de inflación en línea con las expectativas, mostrando reversión en varios rubros que habían aumentado el mes pasado”, destacó el secretario de Programación Económica, Sebastián Katz, en conferencia de prensa.

“Este 0,8% habría sido más bajo si no fuera por comportamientos estacionales que se dieron en indumentaria y turismo”, explicó el funcionario, que igualmente admitió que los incrementos en la ropa “estuvieron por encima de lo esperado”.

Katz explicó que “el factor estacionalidad se vio acentuado en octubre y básicamente se debe a que existe una demanda interna sostenida que permite convalidar algunas subas”. También sostuvo que la presión de la demanda obedece a que “hay una economía creciendo a ritmo muy vigoroso”, pero reconoció que “la demanda agregada está creciendo más que la oferta, lo que presiona sobre los precios”.

Pronósticos

Pese a la suba, Katz

Temas en esta nota