Poco maíz local frente a la oferta externa - Por Flavia Rossi (*)

La semana que termina tuvimos la oportunidad de conocer las opiniones de importantes referentes del mercado local en el Seminario de Agrotendencias, que se realizó en Córdoba.

Por
11deNoviembrede2005a las09:45

La semana que termina tuvimos la oportunidad de conocer las opiniones de importantes referentes del mercado local en el Seminario de Agrotendencias, que se realizó en Córdoba. Las perspectivas de la campaña 2005/06 en el plano local fueron muy buenas, y poco se puede objetar acerca de lo comentado por los especialistas.

Las menores cosechas de trigo y de maíz recortarán los saldos exportables y mejorarán los escenarios de precios. En el caso de la soja y del girasol, los aumentos de producción serían compensados por una mayor demanda de las fábricas, que por estos días están ampliando su capacidad de crushing.

Sin embargo, conviene ser cautelosos a la hora de evaluar los escenarios internacionales. El caso del maíz es un ejemplo. Si bien el balance internacional es más ajustado, los precios internacionales de este producto responden a la situación de Estados Unidos, el principal productor y exportador en el mercado mundial.

La pregunta, entonces, es establecer cuál será la tendencia de largo plazo del maíz en Estados Unidos.

Por un lado, los datos actualizados del Usda (280,23 millones de toneladas, dos por ciento más que en octubre) apoyan la hipótesis de que la producción en ese país será sostenida durante los próximos años.

Por otro, el crecimiento mundial sostiene la demanda internacional de carnes en el largo plazo, y eso permite que las perspectivas para los granos forrajeros sean buenas.

Además, se espera que la participación de Estados Unidos en el comercio mundial de maíz aumente durante los próximos años, sobre todo por el paulatino paso de China como importador neto (esperado para el 2007), y por el incremento del área sojera en la Argentina.

Con el mismo argumento, el consumo interno forrajero seguiría sostenido en el mediano y largo plazo; aunque el mayor potencial de crecimiento está en el uso industrial para etanol.

Largo plazo

En el corto plazo la situación parece ser distinta. Tras haber levantado la segunda producción de la historia, y con la elevadísima acumulación de stocks de la campaña 2004/05, la situación es más holgada que el año pasado.

La demanda forrajera sería menor este año y las exportaciones vienen retrasadas, mientras que los subsidios agrícolas siguen creciendo. Sólo la demanda industrial está firme –ayer fue nuevamente incrementada– aunque los efectos de las decisiones de inversión no son instantáneos y la construcción de las plantas proyectadas llevará su tiempo.

La oferta es mucho mayor a la capacidad de absorción de la demanda, lo que inevitablemente se traduce en el ratio de 21,4 por ciento resultante de la nueva estimación (contra 20,6 por ciento del año pasado) y en la debilidad que muestran los precios.

Chicago sigue operando en niveles históricamente bajos, mientras que los productores estadounidenses tienen la tranquilidad de estar respaldados por un precio sostén promedio de 195 centavos por bushel (76,7 dólares contra los 76,5 dólares que cotizaba el mercado el jueves pasado).

Si se parte del hecho de que la información actual sugiere que la situación local estará más firme el año próximo, sería bueno utilizar a nuestro favor la valoración que tendrá el maíz a medida que se sienta la escasez en la Argentina, el pase que cotiza hoy Chicago y la mayor proximidad al mercado de referencia.

(*) Analista de mercado

Temas en esta nota