Cómo controlar la inflación

Enrique Szewach analizó el escenario poselectoral desde un punto de vista económico.

14deNoviembrede2005a las08:34

Considera que en 2006 la Argentina crecerá entre un 5 y 6 %,que seguirá con un dólar alto y controlado y una inflación calculada en el 12 %

El economista Enrique Szewach sostuvo que el gobierno de Néstor Kirchner tiene como desafíos controlar la inflación, la generación de empleo genuino y la promoción de inversiones, a fin de incrementarlas en 4 puntos respecto del PBI.

Szewach disertó en un seminario de actualización económica organizado por el Banco Patagonia, que recientemente abrió una sucursal en Santa Fe. La conferencia, dictada antes de las últimas medidas anunciadas por el ministro de Economía, Roberto Lavagna, tuvo como título: Argentina después de las elecciones; Argentina antes de las elecciones (2007). Partió de destacar la recuperación de la economía argentina con una política que tiene como base un tipo de cambio real competitivo, al que explicó como "un dólar caro sostenido por el Banco Central y depreciado, a su vez, por la tasa de inflación" y con el marco de un escenario internacional favorable "muy distinto del que imperó entre los años 1997 y 2001".

Un mundo demandante de bienes y alimentos

Szewach sostuvo en la primera parte de su exposición que "la gran diferencia en el escenario internacional se basa en que ahora es demandante de bienes de calidad -"antes ofrecía dólar financiero"- e insumos (alimentos y energía). China y México, por ejemplo, hacen frente a la demanda de bienes industriales en tanto que países como la Argentina exportan alimentos. "Hay que comenzar a ofrecer al mundo posibilidades de inversiones y productos de calidad", aseveró.

Particularmente se refirió a la política de cambio real competitivo (dólar caro) que "forma parte -dijo- de un gran plan". Esta política ha favorecido a los exportadores; la sustitución de importaciones; a la gente que ahorró en dólares y que los ha volcado en la construcción, en la compra de autos y bienes de lujo. Asimismo, explicó que el congelamiento de las tarifas de servicios públicos operó en los hechos como un subsidio para la clase media. "Esto se pudo dar por la sobreinversión de los años ''90 y el default de las privatizadas".

Entre los sectores favorecidos mencionó, además, a quienes se encuentran "en el empleo formal porque tuvieron una mejora en los salarios" y el sector público, ahora con superávit, que se logró por el aumento de los ingresos (IVA, retenciones, impuesto a las ganancias, etc.)

Aclaró que, pese a la recuperación del financiamiento del sector público sus salarios cayeron fuertemente, al igual que las jubilaciones que dependen del Estado. "El gobierno se está endeudando no actualizando las jubilaciones conforme a las legislaciones vigentes, lo que es inconstitucional" y recordó que en el gobierno de Raúl Alfonsín había ocurrido lo mismo, lo que le había costado, después, 11.000 millones de dólares en bonos de YPF.

Aludió a la renegociación favorable de la deuda externa pero remarcó a continuación que el gasto público promedio se ubica en el 26 %, en tanto los ingresos en el 18 %. "Pese al superávit fiscal y a la presión impositiva récord que tiene la Argentina dentro de América latina "no se mejoró la calidad de las prestaciones", consignó.

Szewach consignó que la contracara del tipo de cambio alto está dada por el consumo de la gente. La pobreza en 1998 alcanzaba al 30 % de la población y ahora es del 38 % por el encarecimiento de los alimentos que exportamos, y dio cifras para fundamentar la aseveración de que "hoy los pobres son más pobres que en 1998".

Lo que Kirchner hereda de sí mismo
El economista citó el aumento de la tasa de inflación, la necesidad de que se aumente la inversión en 4 puntos del PBI y las derivaciones de la política monetaria y cambiaria elegida.

Consignó que "el tipo de camb

Temas en esta nota