Comenzó la cosecha y aún falta gasoil

El Gobierno atribuye la escasez a los recientes paros en Esso, que sostiene que está en vías de solucionar el problema

18deNoviembrede2005a las08:18

Productores agropecuarios y propietarios de estaciones de servicio volvieron a advertir ayer sobre un problema: falta gasoil. Esta vez, el crecimiento de la demanda, potenciado por el inicio de la cosecha fina de trigo y la nula importación de parte de petroleras, que consideran que no es un buen negocio hacer, se sumaron a las restricciones derivadas de los recientes paros en la compañía Esso.

El faltante aún no es grave, pero se percibe en el sur de Buenos Aires y en Córdoba, Santa Fe, el Litoral y Cuyo. El sector petrolero habla de un 5% de escasez, aunque algunos productores agropecuarios elevan el inconveniente al 40 por ciento.

El Gobierno reconoce el problema, pero argumenta que hay una sola razón: el reciente paro en Esso, que se produjo en Caleta Córdova. "El tema está igual que durante la semana pasada -dijo a LA NACION Cristián Folgar, subsecretario de Combustibles-. Hay un tema con Esso, pero ya se está normalizando. Lleva bastante tiempo recuperarse de una situación así. Hay, además, otro problema: todos los estacioneros saben que, si les dieran más gasoil, podrían vender más, pero compiten entre ellos. Es decir que no falta: es un problema interno del sector".

En efecto, LA NACION comprobó casos de camioneros que no logran obtener el suficiente combustible en una estación de servicio, pero que consiguen el resto en otra. Se le preguntó a Folgar si una situación así no resultaba, de todos modos, un problema para los usuarios. "En la medida en que consigan gasoil, no. En muchos casos, la que pone el cupo es la propia estación de servicio", contestó.

¿Qué dice Esso? Tomás Hess, vocero de la firma, describió un escenario parecido. "Nuestra refinería trabaja al máximo de su capacidad, y la producción se recuperó después del impacto en Caleta Córdova -dijo a LA NACION-. Estamos en vías de solucionar el problema, generado por el arrastre negativo que provocó esa situación con el stock. Por otro lado, trabajamos junto con la Subsecretaría de Combustibles para conseguir la cantidad y calidad necesarias de crudo para abastecer a nuestros clientes durante los próximos meses."

Raúl Castellano, presidente de la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos, que agrupa a las estaciones de servicio, expuso ayer, luego de una conferencia de prensa convocada especialmente para reclamar por la escasez, sus diferencias con la Secretaría de Energía. "El Gobierno dice que no va a faltar, pero habla de un resultado que prevé para fines de año -dijo a LA NACION-. Es como si yo le dijera que quizá usted no tenga agua ahora, pero que va a poder tomarse 1000 litros a fin de año. Nuestro problema son los picos. Los estacioneros quieren crecer y no pueden, porque no hay gasoil. Quizás a fines de año ya no lo necesiten, y entonces alguien seguramente diga: «¿Ven que no faltó?»."

Qué dicen lo que compran

La escasez se advierte más allá de las oficinas petroleras o gubernamentales. "Las restricciones no son importantes todavía -explicó, desde Coronel Dorrego, Jorge Srodeck, productor y prosecretario de la Confederación de Productores Rurales de Buenos Aires y La Pampa-. Es decir, si tenés un tanque de 3000 litros, te dan 2500, y hay demoras en la entrega de 15 días. Por ahora no hay alarma, pero sí algo de preocupación por los meses que vienen."

Néstor Casali, consignatario de ganado de Bahía Blanca, fue más crítico. "Los estacioneros comentan que les retacean un 30 o 40 por ciento. Lo notable es que, por la sequía, por el fracaso de la cosecha, la demanda es mucho menor. De modo que la escasez no debería ni existir."

Los productores afirman que, en ciudades como Coronel Pringles, Tres Arroyos y Coronel Dorrego, están recibiendo un 40% menos de combustible. "Yo no tengo problemas -sostuvo Ro

Temas en esta nota