Unánime rechazo a las retenciones

Afirman que desalientan la inversión

Por
22deNoviembrede2005a las08:18

Directivos y representantes de la producción reprobaron el aumento del gravamen

Sostuvieron que así no bajará el precio de la carne

Dicen que complican el buen momento del sector

Directivos y representantes de las distintas entidades del agro se reunieron ayer para decidir los pasos por seguir en reclamo del aumento del 5 al 15% en las retenciones a la exportación de carnes, dispuesto el viernes pasado por el Gobierno.

En el encuentro, que se desarrolló en la sede de la Sociedad Rural Argentina (SRA), y al que asistieron Luciano Miguens, presidente de esta entidad; Mario Llambías, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA); Arturo Daniel Asseff, asesor económico de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), entre otros, se manifestó el rechazo unánime hacia las nuevas medidas arancelarias.

"Estamos en total desacuerdo con estas medidas de corto plazo que nunca han tenido éxito y que no hacen otra cosa que complicar el buen momento del sector ganadero", afirmó Miguens, que consideró que el precio de la carne se debe regular por la oferta y la demanda.

Por su parte, Llambías expresó: "Lo que más nos preocupa es que una buena noticia para el país, como es el aumento del consumo de carne y de las exportaciones, sea tomada por el Gobierno como algo negativo que se debe combatir. Lo único que se va a lograr con esto es desalentar al sector y reducir las inversiones".

Asimismo, el presidente de CRA comunicó que las entidades volverán a reunirse mañana y que se analizará la evolución del mercado de la carne "para demostrar con números concretos que no es de este modo que se baja la inflación".

En concordancia con esa afirmación, Asseff opinó que el Gobierno se equivoca en los medios que utiliza para lograr sus fines. "No es de este modo como se van a controlar los precios. Lo más razonable sería aumentar la oferta de carne mediante la instrumentación de un buen plan ganadero", expresó.

Con este incremento del 10% en las retenciones y la eliminación del reintegro a las exportaciones cárnicas, el Estado obtiene del sector ganadero unos 140 millones de dólares extra. Con el 5% de retenciones que ya existía totaliza unos 190 millones.

"Con el actual esquema tributario, la gente, en vez de comprar carne, compra tasas e impuestos", se quejó Ernesto Ambrosetti, economista jefe del Instituto de Estudios Económicos de la SRA.

Según el especialista, "si el Gobierno quiere que baje el precio de la carne, tiene que llegar a un acuerdo con las provincias y los municipios y eliminar los ingresos brutos, las tasas de abasto y las tasas de seguridad e higiene, entre otros, que aumentaron hasta un 600% en este último año".

Otras voces

En tanto, la Asociación de Productores de Carne Bovina Argentina (Aprocaboa) difundió ayer un comunicado en el que rechazó el incremento de las retenciones e instó a "mejorar la producción con planes para aumentar la oferta y salir a vender al mundo".

Por su parte, Juan Pablo Karnatz, integrante de CRA y productor santiagueño, opinó: "El Gobierno dice que la inflación está controlada, pero se despacha con estas medidas, cambiando las reglas del juego cuando estábamos en plena expansión ganadera y abriendo nuevos mercados".

Definiciones

Llambías

"Lo que más preocupa es que una buena noticia, como el aumento del consumo de carne, se tome como algo negativo."

Miguens

"Estas medidas de corto plazo nunca han tenido éxito y no hacen otra cosa que complicar el buen momento del sector."

Ambrosetti

"Con el esquema tributario vigente en este país, la gente, en lugar de comprar carne, compra tasas e impuestos."

Carlos Manzoni

 

Temas en esta nota