La industria aceitera busca producir alimentos más sanos

En el XI Congreso Latinoamericano del sector se debatió sobre el desafío de la calidad

Por
22deNoviembrede2005a las08:37

La industria aceitera discutió durante una semana cómo profundizar el desarrollo tecnológico para aprovechar al máximo su momento histórico y pasar de la producción a grandes volúmenes a la optimización de la calidad en el rubro alimentario.

Desdoblado entre Rosario y Buenos Aires, el XI Congreso Latinoamericano de Grasas y Aceites organizado por la Asociación Argentina del sector (Asaga) sirvió como un ámbito en el cual la industria aprovechó para replantear sus estrategias a futuro. Uno de los objetivos es ganar calidad, esto es, sustraer de colesterol malo a los productos masivos. También la meta está puesta en la preservación del medio ambiente a través del desarrollo del biodiesel, tal vez una preciada joya para la próxima década.

"Somos la mejor industria aceitera del mundo", le dijo a La Capital Mario Allocco, fundador de Allocco SA, mientras disfrutaba de un lunch que se ofrecía para los amigos en su stand, el más grande y mejor ubicado de la muestra.

La empresa radicada en Villa Gobernador Gálvez, con 200 empleados directos, y varios centenares indirectos, hace rato que dejó de ser una pyme pero mantiene cierta cultura de empresa familiar. Junto a "Don Mario", Gustavo Armendáriz,y Osvaldo y Sergio Serra se encargan de guiar una industria que exporta cerca del 60% de su producción, y que según sus directivos, paga a sus operarios 2 mil pesos por mes de salario de bolsillo, en promedio.

"¿Sabés qué le pediría al Estado?, que deje todo como está" confiesa Allocco. Y luego, todos aclaran, "que mantenga el dólar a $3".

"Conocimiento para la calidad" fue el lema del congreso que funcionó a sala llena en sus tres jornadas de Costa Salguero, en la Capital Federal. En ese centro de exposiciones se realizó la presentación de proveedores de la industria. Fueron más de 70 empresas del país, de Brasil, México y Bélgica.

La voz de los proveedores

Un proveedor gigante de la industria aceitera, la Crown Iron Works Company, con sede en Minneapolis, Estados Unidos -presente en el Congreso y responsable de la construcción de nuevas plantas en Puerto San Martín y Villa Gobernador Gálvez- dijo que "la logística y la mano de obra argentina son la mejor del mundo, en cinco años pasamos de plantas que procesaban 4 mil toneladas a plantas que procesan 10 mil toneladas, es un boom impresionante", reconoció Hernán Paredes, gerente de negocios para Latinoamérica de la firma.

El estado de gracia en que viven los aceiteros no les impide ver algunas carencias. Por caso, solucionar el problema del transporte, tanto vía terrestre como marítima. Se hace "indispensable la optimización del funcionamiento del Ferrocarril Belgrano, ya sea a través de manos privadas o estatales", dijo el senador nacional por Córdoba, Roberto Urquía. En este punto coincidió el subsecretario de Agricultura, Claudio Sabsay.

Los empresarios también le reclamaron al Congreso que acelere el tratamiento de varios proyectos como el de la ley de bioseguridad, agricultura y medio ambiente y otra de fomento a la biotecnología.

Héctor Autino, miembro fundador de Asaga, dijo a modo de conclusión: "Hace algunos años, la industria aceitera producía sólo crudos de soja y girasol y en menor medida de maní, cártamo y lino y algunas harinas vegetales o pellets con un solo tenor proteico. Hoy, estamos produciendo subproductos como el biodiesel o aceites de tipo gourmet como el oliva, que van tomando cada vez más importancia y ello exige que dentro de la capacitación que brindamos se sumen al abanico de temas que Asaga presentó para este Congreso".

Rodolfo Montes

 

Temas en esta nota