Brasil sigue perdiendo mercados

En Europa se prohibió el ingreso de carne, tanto de Mato Grosso do Sul -donde se detectó el foco- como de los Estados de Paraná y San Pablo.

Por
23deNoviembrede2005a las15:28

En Europa se prohibió el ingreso de carne, tanto de Mato Grosso do Sul -donde se detectó el foco- como de los Estados de Paraná y San Pablo. En tanto, Israel y África del Sur también decidieron no comprar carne de cualquier parte del país.

Mal momento para el país

La Unión Europea (UE) anunció la prohibición de ingreso en su terri! torio de carne tanto de Mato Grosso do Sul -donde se detectó el foco- como de los Estados de Paraná y San Pablo.

"Tragedia anunciada", es así como están llamando en Brasil la revelación de un foco de fiebre aftosa que ya comenzó a cerrarle mercados a la carne brasileña en el mundo.

En tanto, Israel y África del Sur prohibieron la compra de carne de cualquier parte de Brasil, mientras que Rusia -principal comprador ! de carne brasileña-, Chile y Paraguay habrían adoptado la restricción sólo para la carne de Mato Grosso do Sul.

El cierre de los mercados, que según una regla de la UE vale como mínimo durante seis meses, puso en alerta a todos los productores de carne de Brasil. Ya se considera imposible la meta del gobierno de exportar carne por 3000 millones en 2006.

El ajuste fiscal, que según el ministro de Agricultura, Roberto Rodrigues, redujo a un monto "irrisorio" el presupues! to para defensa sanitaria, sería el responsable por el retorno virulento de la enfermedad. Por eso, se dice que la tragedia estaba anunciada: no había fondos para fiscalización ni para realizar un plan preventivo organizado y amplio.

En una entrevista con el diario O Estado de São Paulo, el director de la Agencia Estadual de Vigilancia Sanitaria Animal y Vegetal (Iagro), Crisóstomo Cavallero, dijo que el Estado de Mato Grosso do Sul, que debería recibir un presupuesto anual de casi 7 millones de dólares, recibió este año menos de 900.000 dólares.

El foco apareció en Eldorado, en Mato Grosso do Sul, pero ayer ya se temía que otro municipio, Japorá, pudiera también presentar un caso de aftosa. Preventivamente, ya son cinco las ciudades cuyo ganado está siendo examinado y que no puede salir de Mato Grosso do Sul.

La enfermedad fue detectada en 140 animales, pero se ordenó el sacrificio y el entierro de los 520 animales de la hacienda, como precaución.

Aunque todo el foco se restringiera a esos municipios y el número fuera proporcionalmente chico -Brasil tiene 180 millones de cabezas de ganado bovino-, el impacto negativo que provocaría en la imagen del ganado brasileño sería contundente.

El diputado Ronaldo Caiado (Partido da Frente Liberal, de derecha, opositor), estanciero y presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, afirmó al diario O Globo que todas las exportaciones de carne brasileña corren riesgo. Brasil, el mayor exportador mundial, vendió entre enero y septiembre US$ 1932 millones y 1289 millones de toneladas de carne, 34% más que en el mismo período del año pasado.

Temas en esta nota