La esperanza del trigo es a mediano plazo - Flavia Rossi de fyo.com(*)

La presión estacional por el ingreso de la cosecha de trigo ya se siente en Argentina, donde se lleva levantado un 10 por ciento del área.

Por
25deNoviembrede2005a las08:46

En sintonía con la mayor afluencia de mercadería al circuito y con las lluvias que mejoraran la situación de los cultivos más afectados, los precios retrocedieron 10 por ciento en Rosario y seis por ciento en Bahía Blanca, desde los 325 pesos de comienzos de noviembre.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) sostiene su estimación de 11,6 millones de toneladas y la Secretaría de Agricultura de la Nación ajustó este mes su estimación a 12 millones de toneladas. Sin embargo, todavía hay incertidumbre sobre el nivel promedio de calidad que habrá luego de las heladas y enfermedades que sufrieron los cultivos.

Por lo pronto, ya se terminó con la cosecha en el NOA y –según la BCBA– se confirmó que en Chaco, el nordeste de Santiago del Estero y el norte de Santa Fe los granos están bajos en proteína y tienen problemas en el ligado del gluten. En la medida de que la calidad no sea muy buena, será mayor lo que se venderá a la exportación durante los primeros meses del año, resultándole relativamente sencillo cubrir los futuros compromisos.

Es importante tener en cuenta el punto de partida: los exportadores están sobrecomprados en más de 840 mil toneladas de la campaña 2004/05. Entre estos actores y los molinos (que compraron 4,7 millones de toneladas) dejan un saldo muy ajustado para la campaña que termina. Esta cuestión es relevante por el hecho de que el año próximo el saldo exportable será ajustado.

Hasta ahora se lleva comprometido el 19 por ciento del saldo potencial de exportaciones (6,5 millones de toneladas según la estimación optimista de Agricultura de la Nación).

A mediados de noviembre, los exportadores también estaban cubiertos en la campaña 2005/06 (1,5 millones de toneladas compradas contra 1,2 millones vendidas).

Durante las dos últimas semanas se hicieron pocos negocios nuevos en el mercado externo, lo que fue aprovechado para ajustar los precios pagados y acelerar el aprovisionamiento. De tener que pagar más de cinco dólares por encima de su capacidad teórica a principios de mes, esta semana la diferencia era de menos de dos dólares en los puertos del sur y de sólo 70 centavos en la zona de Rosario.

Los factores decisivos para las próximas semanas pasarán no sólo por el volumen que se decida vender, sino también habrá que seguir el ritmo y los destinos que tenga el trigo.

También será importante lo que suceda en el mercado internacional. Sin mayores sorpresas por el lado de la demanda y con abundante trigo barato en Estados Unidos y en el mundo, el mercado estuvo apostando a la escasez de calidad que habría durante este ciclo.

Los fondos se mantienen comprados en los mercados de Kansas y Minneapolis y vendidos en Chicago.

No se puede objetar la flojedad que están mostrando los precios internacionales en el corto plazo. Sin embargo, existen algunos elementos que permiten ser más optimistas mirando al mediano plazo. Por un lado, la posición récord de sobreventa que mantienen los fondos en Chicago. Por otro, a pesar de las recientes lluvias en Estados Unidos, la calidad del trigo de invierno se mantiene muy por debajo de la situación del año pasado.

Si bien estos indicadores no tienen la fuerza suficiente para revertir la tendencia de corto plazo, podrían generar un cambio en el mediano plazo.

(*) Analista de mercado

Temas en esta nota