Clima y demanda marcan el ritmo para los granos

El mercado sigue atentamente la evolución de la siembra de soja en Brasil.

Por
28deNoviembrede2005a las08:19

El mercado sigue asociando su tendencia a lo que acontezca con la situación climática sudamericana y a la demanda que pueda generarse a partir de ahora, una vez superada la recolección de soja y maíz en los EE.UU. El clima en la región ha mejorado significativamente en el curso de esta semana, con lluvias en las principales regiones productivas de nuestro país y del Brasil, situación que el mercado percibió como un elemento negativo para las cotizaciones de Chicago.

Los precios de la harina de soja y del maíz siguen bajo presión como consecuencia de la influenza aviar. Han circulado varios rumores con respecto a esta enfermedad y uno de ellos daba cuenta de que el contagio de personas en China había resultado ser superior al oficialmente confirmado. Aun con la desmentida de esta versión por parte de la Organización Mundial de la Salud que informaba que las personas afectadas no habían sido tantas como se había hablado, el consumo de carnes aviares en Asia ha experimentado un retroceso en las últimas semanas. Algunos analistas piensan que la amenaza de esta enfermedad en ese continente podría estimular la demanda de pollos provenientes de los EE.UU., aunque esta alternativa aparece como optimista a la luz de la reacción que la demanda tiene con respecto a la «gripe de los pollos».

• Consumo

Sin embargo, es cierto que se va a manifestar un cambio en los hábitos de consumo hacia carne de cerdo y vacuna, lo que en el mediano plazo podría volver a estimular las cotizaciones de la harina de soja y los granos forrajeros. Las noticias en torno a esta situación acompañarán al mercado por un tiempo, restringiendo cualquier aumento de demanda en el corto plazo e incluso amenazando con la posibilidad de cumplir las metas de exportación proyectadas por los EE.UU. El epicentro de la enfermedad sigue siendo el continente asiático, y esto puede dañar las exportaciones norteamericanas de granos hacia ese destino, debilitando a su paso todo el mercado mundial de forrajes. Solamente tres países (Corea del Sur, Taiwán y Japón) han contabilizado 48% del programa de exportaciones norteamericanas de la campaña 2004/''05 y cualquier caída de demanda en esta región tendrá un impacto negativo en el balance final de oferta y demanda de los EE.UU.

Los productores norteamericanos no han vendido su cosecha en relación con el tamaño que ésta tiene, por el uso intensivo de los programa de subsidios que en ese país ya superan 50% de enrolamiento de la cosecha proyectada, pues ya se registraron negocios subsidiados en maíz por más de 150 mill./t.

• Biodiésel

Las cotizaciones de los aceites vegetales han declinado recientemente. Uno de los factores que han incidido en este comportamiento consiste en la idea que el mercado comienza a tener con respecto al consumo mundial de biodiésel, percibiendo que se ha sobreestimado la demanda global. Tampoco contribuye a la firmeza de este producto la lánguida performance del crudo, que cotiza ahora por debajo de los u$s 60 por barril. Sin embargo, la marcha de las cosechas de soja en la Argentina y el Brasil, así como la evolución del clima para el cultivo de girasol en nuestro país, tendrán la última palabra para definir la tendencia de mediano plazo del mercado oleaginoso mundial.

La siembra de soja en Brasil ya se encuentra concluida en 62%, con siete puntos de retraso con respecto al promedio de los últimos años. La siembra en nuestro país hasta el momento alcanzó 59% del área prevista, según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en línea con lo acontecido el año anterior. La consultora brasileña Celeres estima que los productores brasileños han vendido ya 20% de la cosecha esperada, versus 19% del año anterior a esta altura y 30% del promedio de los últimos años.

Ricardo Baccarín

 

Temas en esta nota